jueves, 20 de octubre de 2011

0042. Capítulo I. La hipoacusia infantil

Capítulo I
Señales de alerta para detectar problemas de 
audición en el bebé

La sordera, también conocida como hipoacusia, es la alteración sensorial más frecuente del ser humano. En España su prevalencia es de 5 por cada 1.000 bebés recién nacidos. Esto significa que cada año nacen alrededor de 1.200 bebés con sordera y unas 1.500 familias están afectadas por la presencia de una discapacidad auditiva en uno de sus hijos.

La pérdida de audición en los bebés puede suponer un retraso importante en su desarrollo cognitivo (más adelante vamos hablar al respecto), ya que entre otras cosas dificulta la adquisición del lenguaje. Pero estas circunstancias no solo afecta el habla, también condiciona otras áreas de su desarrollo social y emocional, como las relaciones con su entorno más próximo o la sensación de aislamiento que experimentan algunos niños con algún grado de sordera.

Para los padres detectar la existencia de alteraciones en la audición del bebé no es una tarea sencilla ya que las pérdidas auditivas no se manifiestan de forma evidente durante los primeros años de desarrollo infantil. Pero para que el niño logre decir sus primeras palabras es fundamental establecer un diagnóstico a temprana edad. Cuanto antes lo hagamos, podremos iniciar un tratamiento audiológico y logopédico que permita al niño pronunciar palabras tan significativas como "papá" o "mamá".

Señales de alerta para detectar problemas de 
audición en el bebé

En la mayoría de las ocasiones solemos ser los padres los primeros en sospechar que el bebé no oye bien. Por ejemplo, no gira la cabeza cuando le hablamos, no reconoce su nombre cuando le llamamos, o no comprende instrucciones sencillas a medida que el bebé se va haciendo mayor.

Según la Comisión para la Detección Precoz de la Hipoacusia en recién nacidos (CODEPEH) y la Fundación Widex Audiología, centro que ha desarrollado el primer audífono específico para bebés, algunas señales de alerta son:

Primer año del bebé ( 0 a 12 meses )

- El bebé no reacciona o no se sobresalta ante sonidos fuertes. Por ejemplo, ante la caída de un objeto pesado al suelo, el sonido de una puerta que se cierra de golpe....

- El bebé no emite ningún sonido o no gira la cabeza hacia sus familiares cuando le hablan.

- El bebé deja de balbucear o los balbuceos pasan a ser gritos de alta frecuencia entre 6 - 8 meses.

Segundo año del bebé ( 24 a 36 meses )

- El bebé o niño pequeño no responde a órdenes sencillas, no conoce su nombre, no presta atención cuando le leemos un cuento o no consigue hacer frases de dos palabras.

Tercer y cuarto año del niño ( más de 36 meses )

- El niño no es capaz de mantener una conversación sencilla, no sabe contar lo que pasa o no consigue cantar  o tararear.

- El bebé o niño pequeño evita el contacto social y quizá se comporta de un modo agresivo. Esto puede indicar fraustración por parte del niño, debido a todos los malentendidos causados por la pérdida auditiva.

- El niño se sienta cerca de la televisión, sube el volumen o pregunta frecuentemente ¿qué? cuando alguien le habla o si no responde cuando se le llama.

Ver artículo   http://www.secretosdeunamadre.com/


Test de Apgar: evaluación del recién nacido
Por: Lola Rovati - Salud Infantil


Imagen http://es.wikipedia.org/wiki/Neonato
Recién nacido a término, nótese la coloración azulada de las manos y pies, reduciendo su puntuación de Apgar por un punto.


Los primeros diez minutos después de nacer son críticos en la vida del bebé. El Test de Apgar se trata de una puntuación que se realiza al minuto, a los cinco minutos, y a veces a los 10 minutos del nacimiento, que permite valorar el estado general del bebé.


Los cinco signos que se evalúan son:


  • Ritmo cardíaco: frecuencia del latido del corazón
  • Respiración: normal, lenta o nula
  • Tono muscular: fuerza de los movimientos, flexión de las extremidades.
  • Reflejos: Si el bebé estornuda o tose cuando se le aspira con una sonda nasal, indica una buena respuesta al estímulo.
  • Color de la piel: sonrosado, azulado o pálido.
Cada uno de estos parámetros se puntúa de 0 a 2 y la suma de los cinco alcanza una puntuación máxima de 10. Si el resultado es de 8 a 10 puntos, indica que el bebé está en buenas condiciones. Si es de 4 a 6, indica que algo no va del todo bien y requiere actuación inmediata. Si es menor de 4, necesita actuación de emergencia como respiración asistida o medicamentos.

A los cinco minutos se realiza la misma evaluación, valorando la adaptación del bebé al medio, por lo que el resultado deberá ser mayor que el primero y superior a 7 puntos.

El Test de Apgar, lleva el nombre de su inventora, la Dra. Virginia Apgar, médico anestesista, quien en 1952 propuso estandarizar la respuesta de los recién nacidos a cinco parámetros clínicos.

A lo largo de más de 50 años, este método ha logrado reducir la tasa de mortalidad (tasa de muertes) y la tasa de morbilidad (tasa de enfermedades), evaluando la vitalidad de los recién nacidos inmediatamente después de nacer.

Ver artículo   http://www.bebesymas.com/

EVALUACIÓN DE LOS CINCO PARÁMETROS CLÍNICOS

Función Cardíaca (pulso)
Sobre 100 latidos por minuto..............................2
Bajo 100 latidos por minuto................................1
Ausente............................................................0

Respiración
Normal, sin dificultad...........................................2
Lenta o irregular..................................................1
Ausente..............................................................0

Tono Muscular
Activo, con movimientos espontáneos...................2
Extremidades flectadas, con leves movimientos.....1
Sin movimiento, tono fláccido...............................0

Reflejos
Llanto vigoroso.....................................................2
Reacción discreta.................................................1
Nulos...................................................................0

Color de la Piel
Rosada................................................................2
Rosada pero con pies y manos azuladas................1
Azulada-grisácea..................................................0

RESULTADOS:

Puntajes sobre 8: Indican que el bebé está en buenas condiciones.

Es poco común que los niños nazcan con la piel rosada. Generalmente lo hacen con algún grado de color azulado y esto es debido al frío que sienten al nacer ya que dentro de su madre la temperatura era alrededor de 38 grados centígrados, la cual es muy superior a la del pabellón donde nace, el cual normalmente es mantenido a 28 grados centígrados.

Un puntaje entre 4 a 6: Indica algún problema y la necesidad de apoyo inmediato como lo puede ser la oxígenoterapia.

Un resultado bajo 4: Requiere de cuidados médicos de emergencia avanzados como respiración asistida, administración de sueros y medicamentos.

A los cinco minutos de nacer el bebé será reevaluado y su puntuación debe ser superior a 7. El test se repite para verificar la buena adaptación del niño al ambiente, por lo que a los cinco minutos éste no debiera ser inferior al del nacimiento.

Ver artículo   http://www.somospadres.com/
Te recomiendo leas en orden los capítulos I, II, III y IV de esta serie: "La Hipoacusia infantil". En este Blog, ve arriba a la pestaña "Contenido" haz click allí y busca el artículo 0043 y puedas leer el Capítulo II.

No hay comentarios:

Publicar un comentario