lunes, 24 de octubre de 2011

0044. Capítulo III. La hipoacusia infantil


Capítulo III
¿Qué es el tamiz neonatal auditivo o screening neonatal o cribado audiológico universal y qué tipo de estudios se le hacen al bebé?

Los recién nacidos se someten a una de dos pruebas que miden su respuesta a los sonidos. Ambas pruebas duran de cinco a 10 minutos, son indoloras y pueden realizarse mientras el bebé está durmiendo y pueden ser utilizadas por separado o juntas y son:

- Emisiones otoacústicas provocadas (EOA)

En la prueba de emisiones otoacústicas (EOA), se coloca un pequeño micrófono en el oído del bebé. El micrófono, conectado a una computadora, envía una serie de sonidos o tonos cortos y secos al oído y registra la respuesta del oído interno. De acuerdo con el gráfico que se forma, el médico especialista se da cuenta de si escucha bien o hay hipoacusia. Los resultados se obtienen en 5 minutos.

- Potenciales evocados auditivos del tallo cerebral (PEATC)

En la prueba de respuesta evocada del tallo cerebral (PEATC), se envía una serie de sonidos cortos y secos a través de pequeños audífonos. Los sensores colocados sobre la cabeza y conectados a una computadora miden la actividad de las ondas cerebrales en respuesta al sonido. 

En algunos hospitales, los bebés son primero examinados utilizando los EOA. A los bebés que no pasan el primer examen EOA se les puede dar el segundo examen utilizando los PEATC. Los resultados serán entregados por escrito a los padres antes de que abandonen el hospital.

¿Qué pasa si el bebé no pasa la prueba de audición?

El resultado de las emisiones se reporta de la siguiente manera:
  • Pasa (audición normal).
  • Referir (¿trastornos en la audición?)
El resultado Referir, puede ser provocado por varios factores, desde una mala técnica en la elaboración del estudio, como presencia de líquido en el oído o secreciones del conducto auditivo.

Por tal motivo el tener un primer resultado de “Referir”, no quiere decir que el bebé tenga trastornos en su audición y se sugiere revisar el procedimiento y la limpieza del conducto auditivo del bebé y realizar un nuevo examen de Emisiones Otoacústicas al mes. Es importante que los bebés sean evaluados por especialistas que tengan experiencia con niños muy pequeños.

Si el resultado de este nuevo examen de Emisiones vuelve a dar como resultado “Referir”, quiere decir que, efectivamente, existe una lesión en el oído interno y será necesario entonces realizar el examen de Potenciales Auditivos Evocados del Tallo Cerebral para determinar si existe daño en el nervio auditivo.

Mediante este estudio, es posible inferir objetivamente si la vía auditiva está indemne o existe alguna alteración y en qué nivel.

Una vez detectados los bebés o infantes con problemas de audición, el médico especialista (otorrinolaringólogo) pedirá que le hagan otras pruebas audiológicas, radiológicas y genéticas más específicas que ahonden en la causa de su problema y permitan definir el lugar preciso de la lesión en la enorme complejidad del sistema auditivo. La detección en el recién nacido tiene el objetivo de poder llegar al diagnóstico diferencial  antes de los tres meses de vida.

De esta manera, el bebé tiene mejores oportunidades para iniciar su tratamiento  (y, por lo tanto, desarrollar habilidades)  para que, en caso de que haya que hacer un implante coclear, éste se lleve a cabo durante el primer año de vida. 

¿Qué pruebas se realizan para diagnosticar la pérdida de la audición después del primer mes de vida del bebé?

La prueba de audición más común para bebés de menos de seis meses de vida es la prueba de Respuesta Evocada del Tallo Cerebral. Es similar a la PEATC automatizada, pero proporciona más información y debe ser realizada por un especialista con experiencia en niños pequeños.

A los bebés de entre seis meses y dos años de edad suele realizárseles una audiometría de refuerzo visual (ARV). Durante las pruebas de ARV, se presenta una serie de sonidos al bebé a través de audífonos o bocinas. Se le enseña a volverse hacia el lado de donde oye el sonido y luego se lo recompensa con una imagen visual divertida por haber respondido.


A los niños de entre dos y cuatro años de edad se les realiza una audiometría de juego condicionado (CPA). Se les pide que realicen una actividad simple como si fuera un juego (por ejemplo, colocar un anillo en un palo) cuando oyen un sonido. Esta prueba es similar a la prueba para niños mayores y adultos, a quienes se pide que presionen un botón o levanten la mano cuando oyen un sonido.

Estas pruebas también pueden recomendarse en:
  • bebés a quienes no se evaluó de recién nacidos,
  • niños que han tenido infecciones persistentes en el oído, meningitis u otras enfermedades que pueden causar pérdida de la audición,
  • niños a quienes se ha diagnosticado un síndrome que puede incluir pérdida de la audición o en el caso de que uno de los padres sospeche que el niño no responde normalmente a los sonidos.
Estas pruebas le ayudarán al médico especialista a obtener un diagnóstico más preciso para poder iniciar una rehabilitación temprana y lograr de esta manera que el niño llegue a los cinco años al colegio pudiendo comunicarse.

Evaluación radiográfica: 

Es probable que el médico pida también radiografías especiales, generalmente Tomografía Computarizada (TAC) o Resonancia Magnética (RNM), para evaluar las estructuras del oído interno.

Tratamiento

El tratamiento de la sordera depende de la causa de dicha deficiencia. Hay una serie de opciones de tratamiento disponibles y los padres deben determinar cuál es la más adecuada para su hijo.

* Puede consistir en extraer del oído la cera o suciedad o en tratar una infección subyacente. 

* Si existen daños o algún problema estructural en el tímpano o en los huesecillos, la cirugía puede ayudar a corregirlo. 

* Si el problema está en la cóclea o en el nervio auditivo, puede que se aconseje el uso de audífonos o la realización de un implante coclear.

Cada bebé requiere de un tratamiento específico que garantice el máximo desarrollo cognitivo, comunicativo y lingüístico posible y el éxito que se alcance dependerá de la causa y la severidad de la pérdida auditiva. Unos logran restaurar completamente el daño existente y otros mejorar la calidad de vida con técnicas de estimulación e intervención.

El diagnóstico precoz y la aplicación de un tratamiento adecuado son decisivos.

Idealmente, el niño debe de estar atendido por un equipo multidisciplinario de médicos especialistas que incluyan: el pediatra que atiende al niño, un otorrinolaringólogo (especialista en oídos, nariz y garganta), un especialista del lenguaje, un audiólogo y un terapista. Este equipo trabajará estrechamente con los padres para crear un plan individualizado que puede modificarse a medida que el niño crece.

El tratamiento puede incluir:


1- Limpieza del conducto auditivo 
2- Estimulación temprana (precoz)
3- Utilización de aparatos o auxiliares auditivos (audífonos)
4-Tratamiento médico-quirúrgico. si existen daños o algún problema estructural en el tímpano o en los huesecillos, la cirugía puede ayudar a corregirlo, implantación de prótesis, medicación… siempre y cuando el equipo médico lo considere necesario.
5- Reeducación (aprendizaje de lenguaje por signos, lectura labial)

Hablemos de cada uno:


1- Limpieza del conducto auditivo 
Extraer del oído la cera o suciedad o en tratar una infección subyacente.

2- Estimulación temprana (precoz)
El bebé con sordera congénita tiene una gran dificultad de comunicación con el exterior ya que carece de lenguaje (sordomudos). Cuanto más intensa sea la sordera mayor probabilidad de que haya mudez. Por lo tanto, se le dificulta relacionarse con los demás e interactuar con el medio. A pesar de esta deficiencia, el niño sordomudo estimulado correctamente desarrolla un nivel de inteligencia normal. La estimulación del niño con deficiencia auditiva deberá potenciar sus posibilidades de relación, comunicación y desarrollo global.

Se deben evitar las conductas de sobreprotección y de rechazo y debemos, por encima de todo hablar, cantar, jugar con él… y, en la medida de lo posible, sin pensar "no me oye". Deben considerar que aquello que afecta al niño con deficiencia auditiva no siempre es una cuestión de volumen sino más bien de calidad del sonido.

La paciencia, la constancia y la actitud positiva son imprescindibles para que la convivencia familiar se desarrolle dentro de unos límites de normalidad y se cree un ambiente emocionalmente estable en el que el niño pueda crecer equilibradamente.

Es recomendable la intervención de un psicólogo para tratar los problemas afectivos del niño y atender las necesidades de la familia. Los padres necesitarán ayuda y mucha dedicación para educar a un hijo con un trastorno auditivo y siempre deben evitar poner en segundo lugar a los otros miembros de la familia, especialmente a los hermanos.

Ver artículo   http://www.infogen.org.mx/
Te recomiendo leas en orden los capítulos I, II, III y IV de esta serie: "La Hipoacusia infantil". En este Blog, ve arriba a la pestaña "Contenido" haz clic allí y busca el artículo 0045 y puedas leer el Capítulo IV.
Si deseas leer un artículo muy profundo sobre ¿Qué es el tamiz neonatal auditivo o screening neonatal o cribado audiológico universal y qué tipo de estudios se le hacen al bebé?, en la parte superior de este Blog, encuentras seis pestañas, busca la que dice "contenido", das clic allí y busca el artículo 0560.

4 comentarios:

Nieves dijo...

Qué interesante, esa prueba deberían hacerla en todas las maternidades. Siempre es mucho mejor hacer prevención.
Besitos Marlene.

felicidad dijo...

Nieves, esto es lo que busco con mi blog.....que nos vamos enterando de muchas cosas importantes que existen, pero que por ignoracia propia las omitimos.
Tu que eres normoyente..... puedes comunicarles esto a tus amigos, familiares o personas que de alguna manera han sido tocados por la hipoacusia.
Ese es el fin de mi blog "que nos enteremos de todo lo relacionado con la hipoacusia y los beneficios del IC".

daniel dijo...

mi bebe solo pasa el tamiz auditibo del oido derecho nadi en nuestra familia es sordo podra ser cera o algo asi ya le isieron el tamiz tres veses ayudenme

felicidad dijo...

Hola Daniel, me demoré en escribirte porque primero me contacté con una amiga Argentina que tiene una bebita, que tuvo meninguitis y perdió la audición, este Enero 2012 si Dios quiere le hacen un Implante Coclear.
Este no es tu caso... pero mi amiga a raíz de lo ocurrido a su bebita (Anna),ha consultado tanto que ya es una experta en todo esto de "la hipoacusia infantil".
Ella trató de contestarte por este medio pero no fué posible que entrara su comentario y me pide el favor te de su correo electronico para que se comuniquen directamente.
Espero te sea de gran utilidad y gracias por contar con este "nuestro blog". felicidad
Ivana Perla:
correo electrónico: vanaperla@hotmail.com

Publicar un comentario