lunes, 28 de noviembre de 2011

0069. Tips para ejercitar la memoria No. 3


10 claves para recuperar la forma mental
Sigue estos pasos para sentir como se revitaliza tu mente: 

1. Ejercita la mente 

Si sigues aprendiendo y retando a la inteligencia, tu cerebro continuará desarrollándose. 
Independientemente de la edad, un cerebro activo produce nuevas dendritas (conexiones entre las células cerebrales o neuronas). En un cerebro sano, un alto número de conexiones (que se establecen desde el momento del nacimiento, cuando el cerebro responde a estímulos e informaciones nuevas) está relacionado con una mayor capacidad cognitiva y de aprendizaje. Algunas sugerencias: aprender un idioma; aprender a pintar o a tocar un instrumento musical; hacer crucigramas o acrósticos; relacionarse con gente diferente a la habitual; hacer voluntariado; apuntarse a un club de amantes del arte, o de la arqueología o de la numismática, algo que te haya interesado siempre y nunca hayas tenido oportunidad de hacer; leer la prensa a diario, con detalle...

2. Presta atención a lo que quieres recordar 

Un estudio publicado en la revista Science revelaba que los participantes olvidaban la información que recibían cuando no estaban prestando atención a la misma; en cambio, la inmensa mayoría la recordaba «excelentemente» cuando prestaba toda su atención.

3. Organiza la información complicada 

➤ Haz listas. Por ejemplo, si se trata de alimentos, sepáralos en vegetales, carnes, lácteos, panadería... 
➤ No cambies las cosas de sitio. Deja siempre las llaves y cuentas por pagar en el mismo lugar (por ejemplo, en el aparador de la habitación o sobre el mueble de la entrada de tu casa).
➤ Apunta las cosas en un lugar visible (el calendario, el frigorífico, un tablón en la puerta de la cocina...). Para adquirir estos hábitos, esfuérzate a seguir la rutina al menos durante 3 semanas.

4. Haz ejercicio al menos 30 minutos al día 

La actividad física mejora el flujo sanguíneo al cerebro. Un estudio reciente de la Universidad de California en San Francisco que comparó la actividad física y el rendimiento mental de 6.000 mujeres mayores de 60 años comprobó que, por cada kilómetro y medio adicional caminado a la semana, el riesgo medio de deterioro cognitivo se reducía en un 13%.

5. Haz acopio de antioxidantes 

Come mucha fruta y verdura, especialmente de colores intensos (amarillo intenso, verde intenso, azul oscuro, púrpura...). Los pigmentos vegetales están cargados de sustancias antioxidantes que combaten la acción de los radicales libres, cuyo exceso es responsable del deterioro celular. También la vitamina E (en frutos secos y aceites vegetales), la vitamina C (en tomate, kiwi y cítricos) y el folato (en zumo de naranja y verduras de hoja verde) parecen ser especialmente eficaces.

6.Toma ginkgo biloba 

Para el asombro de un grupo de descreídos científicos de la Universidad Johns Hopkins, que esperaban desmitificar los efectos del extracto de este árbol milenario (conocido popularmente como «el estimulante más popular del recuerdo») en un estudio, el ginkgo demostró mejorar significativamente la memoria de los participantes en la investigación. Otros estudios epidemiológicos certifican esas propiedades.

7. Chequea regularmente tu salud 

Vigila las enfermedades que pueden deteriorar tus capacidades mentales: controla tu tensión, tus niveles de colesterol y de azúcar; asegúrate de que la tiroides te funciona perfectamente...

8. Desayuna bien 

Lo mismo que se ha observado en los niños –que obtienen mejores resultados en el colegio si toman un buen desayuno– ha resultado también ser cierto para los mayores. En un estudio publicado en la revista Journal of Clinical Nutrition, con personas de entre 61 y 79 años de edad, los que desayunaban adecuadamente (un desayuno compuesto por fruta o zumo, un yogur o queso y una rebanada de pan o cereales) tenían mejor memoria y mejor rendimiento intelectual a lo largo de la mañana.

9. Duerme lo suficiente 

El sueño permite al cerebro procesar los recuerdos. Además, se ha comprobado que un buen descanso nocturno reduce los niveles de estrés, enemigo número uno de la memoria.

10. No suprimas tus emociones 

«Cuando suprimimos nuestras emociones, la memoria (en especial la de corto plazo) se ve afectada negativamente», señala un estudio de la Universidad de Standford. «Esto se debe a que, al suprimir las emociones, se produce una derivación de la atención que hace que los recursos neurológicos se aparten del proceso de memorización», explican los expertos.
Marisol Guisasola
Ver artículo http://www.plusesmas.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario