martes, 20 de diciembre de 2011

0077. Testimonio: Parte II. Esteban Montenegro - Costa Rica



Implantarse significa más que 
un sueño para la comunidad con 
incapacidad auditiva
Redacción: German Jarquín / Patrick Quesada
Estudiantes de Periodismo de la U.I.A
Costa Rica, Septiembre, 2011


Esteban Montenegro es un joven estudiante de la Universidad Internacional de las Américas (UIA). Él nació con problemas auditivos y vivió así toda su infancia y adolescencia. Además él tomó la decisión de implantarse, sin olvidar que sería un cambio radical, puesto que él asegura que las distintas discriminaciones en los campos laborales fue uno de las circunstancias que atravesó en su vida y lo incentivó a buscar una solución. Él se entero de la cirugía conocida como implante coclear por medio de familias que convivían con sordos implantados, la cual mejoraría su vida según la opinión de los médicos especialistas en el tema. El apoyo moral de su familia fue necesario para que Esteban saliera adelante en dicho proceso.

En Costa Rica muchos sordos no pueden tener acceso a un implante de estos, ya que los precios son sumamente elevados y poseen ayuda mínima del gobierno. La mayoría de discapacitados recurren al audífono, el cual es el que tiene mayor facilidad de conseguir para los pacientes de este tipo.

MIEDO Y MÁS MIEDO

La mayor parte de personas con discapacidad auditiva temen ante un posible fracaso en el implante. Sin embargo escuchar a los pájaros, la lluvia y todo lo que los rodea junto a las voces de los seres queridos, hace que la minoría se arriesgue y no teman. En realidad el implante coclear es la llave que cambia el estilo de vida de muchas personas con dicho problema.

“Me dejé llevar por mi propia realidad”, afirmó Esteban Montenegro quien conoció el implante gracias a una información brindada por los especialistas. Él afirma que con ese aparato su estilo de vida lo hace más independiente, “Esto era muy frustrante”, dijo Montenegro.

¿Y LA AYUDA?

El Estado no les paga a estas personas las lecciones del lenguaje ni auditiva verbal. Lo cual propicia que muchas de ellas no califiquen para un implante de este tipo. Hoy por hoy se estima que de 30.000 personas que tienen discapacidad auditiva, solo 250 personas están implantadas.

Cada lección dura una hora y tiene un costo de ¢16.000. Esto hace muy difícil que las personas con bajos recursos gocen de estos derechos. Sin embargo, fundaciones como la Fundación Costarricense de Audiología (FUCOA) incentiva en mejorar dichos servicios.

ESCUCHAR ES MI META

“La única forma con la cual, yo podía escuchar mínimamente era con audífonos” afirmó Esteban Montenegro.

Además, relató que su terapeuta, audióloga y otras personas influyen mucho en su vida, el cual es el estímulo que permite la mejoría del paciente cada día.

“Actualmente la mayor parte de los habitantes del país no conocen lo que es un implante coclear”, manifestó Montenegro. Esto es otro factor que dificulta, la información de muchos sordos sobre los beneficios del implante.

“Yo antes de implantarme trabajaba como chef, pero no recibía el trato ni la comunicación que necesitaba, ellos me tenían aislado en una parte de la cocina, el cual no me gustaba, como si no pudiera trabajar integralmente. Me sentía marginado. De esta manera tomé la decisión de implantarme, fui al Hospital México para comprobar si era candidato para hacerlo y gracias a Dios lo logré”, dijo Montenegro.

UN ELÉCTRICO ENTUSIASTA

Elsie Solano terapeuta de Esteban Montenegro cuenta la historia de cómo conoció a Esteban y la forma como ella trabajó con él. Además el trabajo que ella desempeña es el más importante para la comunidad con incapacidad auditiva. Esto se debe a que el principal estimulador de la persona es el terapeuta.

“Todo comenzó cuando fui a una charla que impartía en el Hospital México sobre el implante coclear, ahí se encontraban Esteban y su madre, quien siempre mostró el apoyo requerido para su hijo. Después de eso, el muchacho tenía que implantarse. Cuando lo hicieron, me llamó la atención su comportamiento, se veía muy emocionado, ya que esa era una nueva experiencia para él.

Ella cuenta que se asombró al ver un buen camino por parte de Esteban, ya que era su primer paciente adulto. “Costaba ver a un adulto que mejorara muy bien”, dijo Solano.

“Hay que tener claro una cosa. Una persona con implante siempre va ser sorda”, dijo Elsie Solano. Esto se debe a que si la persona le sustraen el implante se queda sin escuchar nada. Lo que se podría decir del implante es que es un complemento junto a las bases de la comunicación auditiva verbal.

En la terapia auditiva verbal se dan cinco fases las cuales son la detección (aprender a oír), discriminación (saber si el ruido es fuerte o no), codificación (interpretar el ruido), identificación (interpretar una oración) y comprensión (comprender temas que comparten las personas.)

“Cuando un niño a los dos años no habla es preciso acudir inmediatamente ante un especialista para saber si es parte de la comunidad discapacitada o no. Ya que entre menor es un niño con este problema es mejor que se implante de una vez por los estímulos que le ayudarán a desempeñarse mejor”, manifestó Elsie Solano.

Ella tampoco no escondió la preferencia de la terapia auditiva verbal, que es el método que utiliza con frecuencia. Esto porque un 20% de información es lo que capta una persona con esta clase de discapacidad, el cual es una herramienta muy útil.

Publicado por: Implantando Sueños de Implante Coclear Costa Rica,
el Viernes, 16 de diciembre de 2011.


En mi blog Implantada Coclear Feliz, en la parte superior encuentras seis pestañas , buaca la que dice "contenido" haces click allí y busca el artículo No. 076 y podrás leer la Parte I.

2 comentarios:

Esteban dijo...

Bendiciones a todos los implantados cocleares. Gracias por sus inspiraciones

"felicidad" dijo...

Gracias amigo Esteban Montenegro de Costa Rica.
Tu también eres para todos los implantados cocleares del mundo un gran ejemplo de superación.
Dios te bendiga!!!

Publicar un comentario