miércoles, 28 de diciembre de 2011

0081. Testimonio: Parte I. Sergio López Lozano - España

Artículo publicado por Gaceta Dental - España
Última actualización 05/12/2011

Dr. Sergio López Lozano, Premio Dentista del Año 2010 
del Consejo General de Dentistas de España

«Los padres me piden consejo para que sus hijos logren lo mismo que yo: una plena autonomía en el plano personal y profesional»

Su lema vital bien podría resumirse en un «quien quiere, puede». No sin obstáculos, el Dr. Sergio López Lozano, ha convertido un problema sensorial, la sordera, en una incómoda, pero llevadera compañera de viaje. Su esfuerzo, junto al incondicional apoyo de su familia, han impulsado la vida académica y profesional de este treinteañero murciano. Desde su blog personal: 
http://leeme-los-labios.blogspot.com, intenta concienciar a la población oyente de que con pequeños detalles pueden hacer la vida de las personas con sordera mucho más fácil. Esta bonita iniciativa y su tesón se han visto recompensadas con el galardón al Dentista del Año 2010 del Consejo General de Dentistas de España, premio que le será concedido en la Gran Gala de la Odontología que se celebrará el próximo 15 de diciembre.

—¿Qué representa para usted la concesión, por parte de sus propios compañeros de profesión, del Premio Dentista del Año?

—Sorpresa es la palabra que mejor ha descrito el sentimiento que ha significado para mí esta designación, la cual asumo con el mayor compromiso y respeto. También alegría y emoción por ser mis compañeros, por un lado, del Colegio de Dentistas de Murcia, encabezados por mi presidente, Dr. Óscar Castro Reino, los responsables de la proposición de este premio y, por otro, los del Consejo General, los responsables del fallo.

—¿De dónde le surgió su interés por la Odontología? ¿Tenía algún antecedente familiar?

—No hay odontólogos entre mis familiares. El desempeño como profesional de la Odontología no ha sido algo meditado con anterioridad; sin embargo, sí que tenía claro que quería hacer alguna profesión relacionada con la sanidad. Dudaba entre Enfermería, Fisioterapia y Odontología.

—¿Se ha encontrado con muchos obstáculos a lo largo de su vida académica y profesional?

—En mi etapa académica, fue muy difícil recibir bien la información del profesorado. Al contrario que vía audio, la lectura labial es muy compleja en el seguimiento de una clase o conferencia. Máxime si, como ocurre a veces, el ponente no facilita siempre la comprensión de la misma, por sus movimientos y ubicación a demasiada distancia. Eso sucede por la falta de información de la problemática sorda.

Afortunadamente, conseguí que me proporcionaran un tomador de apuntes en clase. Esos apuntes y el apoyo de libros en la biblioteca me han permitido sacar adelante las asignaturas. En la vida profesional no tengo muchos obstáculos al ser la distancia entre el profesional y paciente cercana, lo que me facilita la lectura labial.

En algún momento de la carrera, ¿se sintió defraudado con los estudios?

—Ha habido ocasiones en las cuales he tenido dudas de si realmente iba a poder finalizar la carrera, sobre todo, entre segundo y tercer año de la licenciatura, pero confiaba en que con el paso del tiempo se clarificara la situación.

—¿Cómo fueron sus inicios profesionales?

—Cuando acabé la carrera envié mi currículum a centros de toda la región de Murcia. A las pocas semanas, como no me llamaban, solicité trabajo a nivel nacional. Tras una breve estancia en Tenerife me marché a Jerez (Cádiz) donde estuve entre 2003-2004. Cuando tuve la experiencia suficiente volví a mi pueblo de residencia, en Murcia, para montar mi clínica donde permanezco en la actualidad.

—¿Quiénes han sido sus principales apoyos a lo largo de su vida y su carrera?

—El eje central de mis apoyos ha sido mi familia. Gracias al traslado de Murcia a Granada para asistir a un colegio especial de sordos he podido hablar y, en consecuencia, toda la trayectoria posterior. Por otro lado, pese a las adversidades que me han surgido en las clases, siempre he contado con el apoyo anímico de mis amigos del pueblo, así como de los doctores Forcén Báez y Solano Nicolás, quienes fueron los primeros compañeros que me aceptaron y enseñaron en su clínica de Mula.

—¿De qué logros profesionales está más orgulloso?

—Indudablemente, de haber podido montar y hacer funcionar mi clínica dental con lo cual tengo plena autonomía a la hora de elegir el material, métodos de trabajo, vacaciones, etc. Es más estresante que cuando trabajaba como autónomo para otro centro con su propio jefe porque conlleva más responsabilidades y preocupaciones, pero sí es cierto que es más gratificante.

—¿Cómo surgió la iniciativa de crear el blog «Léeme los labios» (http://leeme-los-labios.blogspot.com)?

—Ante el hecho de que muchas personas pensaban que leer los labios es igual que recibir el sonido vía audio, quise lograr el reto de hacer ver algo invisible, como es el proceso para descifrar el lenguaje que llevamos los sordos a cabo. De hecho, no ha habido precedentes de un blog como el mío en este sentido. Gracias a la situación actual a nivel de tecnologías, aproveché Youtube para la elaboración del material y Facebook y Twitter como vehículo amplificador del mismo, a través de los seguidores.

—¿Qué objetivos persigue con el blog?

—El objetivo es concienciar a la población oyente de que con pequeños detalles (hablar de frente, a una distancia cercana, vocalizando mínimamente, intentando que la persona con problema de audición no pierda en ningún momento los labios del emisor) puede hacer la vida de un sordo más fácil. También he realizado reivindicaciones, como la que llevé a cabo recientemente en RTVE.es para reclamar subtítulos en su web, porque cualquier oyente oye lo que dicen los vídeos incrustrados en la web, pero nosotros no podemos seguir los mismos por la falta de subtítulos.

—¿Es sensible la población a los problemas del día a día de una persona sorda?

—La población, en términos generales, es sensible a los problemas de cualquier índole, lo que hay es mucha falta de información. Informando debidamente a la gente, se tiene predisposición a cambiar de forma positiva y ser protagonista en la accesibilidad.

—¿Qué le dicen los seguidores de su blog?

—Hay dos tipos de seguidores. Están las personas que tienen el mismo problema que yo de audición (o familiares) a quienes les da mucha alegría ver que ha llegado el momento en el que un oyente ve los obstáculos que tienen en clase o en una conversación, gracias a los capítulos del blog. El segundo grupo corresponde a personas sin problema de audición pero a quienes gusta la temática del problema, tienen un sentido de empatía elevado y están deseando conocer o tratar con personas con problemas de audición para llevar a cabo las facilidades que indico para la comprensión del sordo. Estos siempre me comentan que leer los labios es mucho más difícil de lo que, en un principio, pensaban, lo que me anima a seguir informando y rompiendo esquemas en favor de la accesibilidad.

—¿A quién va dirigido?

—Va dirigido primordialmente al profesorado que tiene alumnos sordos, para que no se alejen de ellos ni se muevan mucho. Tener un profesor en una posición cercana, frontal y estática para que se le puedan leer los labios es un auténtico lujo. No obstante, somos bastante tolerantes y pacientes cuando no se cumplen todos los requisitos, y tenemos asumida una pérdida parcial de información de antemano.

—¿Cuáles son las mayores satisfacciones que le ha reportado este blog?

—Las emocionantes cartas de madres y padres que piden que les aconseje para que su hijo/a pueda conseguir lo mismo que yo: una plena autonomía e independencia en el plano personal y profesional. Éste es mi mayor reto y desafío, aunque con mi caso no se puede generalizar a todos los sordos por igual. También es un motivo de alegría tener pacientes que, cuando sus hijos pequeños me hablan, les dicen «habla al doctor de frente, que él te lee los labios» y luego me confiesan que han visto los capítulos del blog.

—¿Cuando cierra la puerta de su consulta y llega el fin de semana, ¿dónde le podemos encontrar?

—Soy bastante activo, procuro no desatender las redes sociales (Facebook, Twitter) donde estoy en permanente contacto con amigos y colegas de profesión. También me dan clases y juego al tenis varias veces a la semana. No dejo escapar ocasiones para hacer senderismo, con mi perro y amigos. Por las noches salgo de marcha, como cualquier treintañero más. De vez en cuando, me escapo con un grupo de amigos a bordo de algún velero para huir del estrés. Intento vivir el día a día con la mayor intensidad y hacer un equilibrio entre el tiempo que le dedico a la clínica o a estudiar y el personal.

—¿Qué aspectos le gustaría o cree que son necesarios cambiar para que una persona sorda lleve una vida lo más normal posible?

—Es imperativo, siempre y cuando sea posible, que la persona sorda aprenda a expresarse verbalmente, con ayuda de audífonos o implante coclear, y no dependa única y exclusivamente de la lengua de signos. Respecto a este punto, no siempre el niño tiene la voluntad de pasar varias horas diarias ensayando delante del espejo y con logopedas para reproducir el habla, o no tiene los dispositivos de ayuda suficientes que palien su pérdida auditiva, así que no se puede generalizar en este colectivo. Por otro lado, a nivel educativo y del día a día veo imprescindible y urgente la implantación de traductores de voz a texto en todos los ámbitos en los que se encuentre el sordo. En la comunicación por teléfono, en las clases (que exista una pantalla donde el sordo vea en tiempo real los subtítulos), incluso que el sordo lleve el dispositivo con ese traductor cuando esté, por ejemplo, en una conversación de grupo, para que no se sienta aislado.

Mientras no llegue este dispositivo, sólo queda la sensibilidad y la predisposición de las personas a ayudar y los capítulos del blog «Léeme los labios» van orientados a este cambio de dirección desde la desinformación a las ganas de hacer accesible la información. Para aquellos que hablen la lengua de signos, que tengan su correspondiente intérprete.

—¿Cómo ve el presente y sobre todo el futuro de la profesión de odontólogo en España?

—Es altamente preocupante la situación de la plétora de odontólogos que existe en la actualidad. La ratio que existe de habitantes por dentista es espeluznante, problema que se acentúa si los estudios de Odontología suponen una especialización tan elevada que nos limitan única y exclusivamente a desempeñar tareas relacionadas con la salud bucodental al contrario que otras profesiones donde puedes elegir otro camino o ruta si no tienen salida profesional determinadas ramas o especialidades.

El futuro creo que depende del papel que asuman los colegios de dentistas de España, en coordinación con los políticos y universidades.

El paro existente en la actualidad y la continua salida de las universidades de jóvenes odontólogos altamente capacitados pero sin un lugar donde desempeñar su profesión, son motivos para plantear soluciones que sean realidades efectivas a medio-largo plazo si bien sean dolorosas a corto plazo, como la reducción de plazas universitarias. También desearía que se limite el aumento de aperturas de clínicas dentales cuyos dueños no son dentistas y focalizan su eficacia en términos financieros y no de salud.
G. B.

Perfil
Sergio López Lozano

- Odontólogo murciano. Máster en Implantología y Especialización en Endodoncia.

- Creador del blog: «leeme los labios» (http://leeme-los-labios.blogspot.com), donde explica a la población sin problemas auditivos cuál el mecanismo de la lectura labial que utilizan las personas con sordera para que entiendan así cuáles son los problemas cotidianos a los que se tienen que enfrentar.

- Con este premio el Consejo General de Dentistas de España quiere reconocer no sólo el brillante currículo profesional y académico del Dr. López Lozano, sino especialmente su afán de superación personal, a pesar de contar con un problema auditivo importante desde la infancia, convirtiéndose así en un modelo a seguir para todos.

Artículo publicado por Gaceta Dental - España
Última actualización 05/12/2011

Si deseas leer la Parte II da clic aqui:

No hay comentarios:

Publicar un comentario