jueves, 16 de febrero de 2012

0118. Implante Coclear: entre más temprano, mejor

PIC México-Pro Implante Coclear



De acuerdo con un nuevo estudio realizado por el Dr. John Niparko y su equipo de científicos del Johns Hopkins, entre más temprano se realice la cirugía de implante coclear, los resultados son mucho mejores.

El estudio fue publicado en abril de 2010 en la revista: Journal of the American Medical Association. Se demostraron importantes avances en las habilidades de percepción auditiva, comprensión y desarrollo lingüístico en niños con deficiencia auditiva y que recibieron un implante coclear antes de los 18 meses de edad cronológica.

Se cree que este es el primer estudio global a nivel nacional que analiza el impacto del tiempo en que se realiza la cirugía para obtener éxito en la velocidad de avances con los implantes cocleares.

Para los que no lo saben, la cirugía consiste en colocar un pequeño dispositivo electrónico en el oído que funciona como un baypass del oído interno y de las celulas ciliadas dañadas y que transmite señales de sonido al cerebro.

Los investigadores hicieron un seguimiento durante tres años a 188 niños con sordera neurosensorial bilateral profunda de entre 6 meses y 5 años de edad, después de haber recibido implantes cocleares. Este estudio se realizó en seis hospitales de la Unión Americana. Llevaron a cabo un rastreo de la habilidad nueva e inicial que surgía en los niños para reconocer el habla después de la implantación, y compararon sus niveles de desarrollo del lenguaje con otros 97 niños de la misma edad que tenían audición normal.

Mientras que las habilidades del habla y el lenguaje mejoraron en todos los niños independientemente de la edad en la que recibieron el implante, la edad sobresalió como un predictor importante en la cantidad y calidad de mejoría que se observó. Este hecho apunta a una ventana crítica que no permanece abierta por mucho tiempo, y de ahí la importancia del diagnóstico y tratamiento tempranos. Es por este hecho que los investigadores aseveran que retardar la implantación, depriva a los niños de la exposición esencial de sonidos y habla durante el desarrollo de formación de frases, cuando el cerebro comienza a interpretar el significado de los sonidos y del habla.

"Identificamos un patrón claro en el que la implantación antes de los 18 meses de edad, proporciona un enorme y mayor beneficio que la implantación tardía, permitiéndoles a los niños un desarrollo más rápido". Así lo dijo el investigador líder, el Dr. John Niparko, director del departamento de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello del Johns Hopkins. "Retardar la intervención hasta que el niño pierda cualquier pequeña cantidad de audición, depriva al cerebro de la estimulación tan necesaria de los sonidos y del habla que se requieren para el desarrollo lingüístico". 

El investigador dijo que cada año de retraso, puede situar al niño un año por debajo de sus niveles de desarrollo. Con base en lo anterior, todos los niños de los que se tenga sospecha de pérdida auditiva, así como aquellos que tengan antecedentes o historia familiar de problemas auditivos, deberán de ser monitoreados y vigilados, además de ser referidos de manera inmediata para recibir tratamiento.

A pesar de que los investigadores encontraron que aún cuando los niños que participaron en el estudio nunca alcanzaron los niveles de lenguaje de sus pares oyentes, decididamente desarrollaron mejores habilidades para entender y hablar, que las que hubieran obtenido sin el dispositivo.

Cuando los investigadores evaluaron a los niños de todas las edades, observaron que su habilidad para la comprensión del habla creció dos veces más rápido de lo que hubiera podido esperarse sin el implante coclear (10.4 vs. 5.4).

Su habilidad para comunicarse y responder, ya fuera con palabras o con algún otro modo de expresión apropiado para la edad, se desarrolló cerca de una y media veces más rápido que la que hubieran tenido sin un implante (8.4 vs. 5.8).

Los niños que recibieron un implante coclear antes de los 18 meses de edad, prácticamente alcanzaron a sus pares coetáneos normoyentes en el curso de los siguientes tres años. Los niños que fueron implantados después de los 3 años de edad tuvieron desfases lingüísticos que se relacionan directamente con el período de retraso para ser implantados.

El estudio también demostró que los niños implantados antes de los 18 meses de edad son capaces de alcanzar los parámetros de referencia del desarrollo del habla y lenguaje mucho más rápido que los implantados más tardíamente, mostrando desfases entre el lenguaje y la edad cronológica del niño. Por ejemplo, los niños con audición normal alcanzaron en promedio los puntos claves de referencia de los parámetros de la comprensión del lenguaje a la edad de 27 meses, mientras que los niños que fueron implantados antes de los 18 meses lo lograban al rededor de los 3 años. Sin embargo, aquellos niños que recibieron un implante después de los 18 meses pero antes de cumplir los 3 años, alcanzaron estos niveles de referencia de desarrollo, 15 meses más tarde que los implantados antes de los 18 meses de edad.

Cuando los investigadores analizaron los parámetros de desarrollo de la expresión verbal, pudieron observar un patrón similar de retraso. El desfase entre la edad cronológica y el desarrollo del lenguaje crecía y se hacía mayor entre más tarde se hacía la implantación.

El estudio también encontró otro factor importante con base en el desarrollo del lenguaje: qué tan pronto y cuánto los padres interactuaban con el niño.

"El impacto de la implantación temprana fue gratamente aumentado en aquellos niños con familares y cuidadores que utilizaban lenguaje para involucrarse con ellos", dijo Niparko. "Y no podemos subestimar la importancia que tiene la comunicación de familiares y cuidadores con los bebés a muy temprana edad, ya sea que tengan algún grado de pérdida auditiva o bien, sean normoyentes."  Dr. John Niparko

No hay comentarios:

Publicar un comentario