lunes, 27 de febrero de 2012

0128. Reflexión: La "Felicidad"


La "Felicidad" se logra con las pequeñas
cosas que ocurren todos los días


1.- La felicidad es más fácil explicarla por sus efectos que por sus causas. La felicidad no es bienestar, ausencia de problemas o estabilidad emocional. La auténtica felicidad la da un auténtico compromiso por buscar y hacer el bien. 


2.- Evidentemente las motivaciones extrínsecas ayudan en el ánimo de la persona: tener proyectos nuevos, cuidar a la familia, cultivar aficiones, etc. Pero la parte fundamental de la felicidad es intrínseca y vendrá marcada por la paz con uno mismo, consecuencia de esforzarse por cumplir los compromisos y por la generosidad de darse a los demás. “La felicidad es interior, no exterior; por lo tanto, no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos” (Henry Van Dyke). 

3.- Debemos enseñar que la vida de una persona tiene sentido en función del altruismo. El volcarnos hacia los demás es una de las fuentes más preciosas para una genuina felicidad. Como decía Goethe “el hombre más feliz del mundo es aquel que sepa reconocer los méritos de los demás y pueda alegrarse del bien ajeno como si fuera propio”. 

4.- Nunca habíamos estado tan comunicados y al mismo tiempo tan solos. Las nuevas tecnologías, sino se usan con moderación, crean un ambiente artificial de relación personal pero, en realidad, aíslan cada vez más a las personas en un mundo virtual que acaba en el hastío y vacío interior. Hay que enseñar a usar las nuevas tecnologías de la información y la comunicación para el fin que tienen, marcando horarios concretos de uso, colocar el ordenador en zonas de paso, poner filtros, etc., pero, sobre todo, incentivar las relaciones de amistad, de servicio, participar en organizaciones de voluntariado, etc. 

5.- La felicidad no es un estado de ánimo, es una actitud que adoptamos ante la vida: ver en nuestras ocupaciones, por tediosas que sean, una fuente de superación y mejora; disfrutar de las pequeñas cosas; ser agradecidos con todas las personas; valorar aquello que tenemos y somos y no centrar la atención en lo que nos falta o gustaría; sonreír, la gente necesita a su alrededor caras amables… 

6.- Hay pobres ricos y ricos pobres. La clave esta en la actitud que adoptamos ante los bienes materiales. Esta actitud se llama desprendimiento y el desprendimiento implica no estar apegado a nada de lo que poseemos o somos; no nos importa no estar a la última o carecer de lo necesario; somos generosos con nuestro tiempo y bienes; cuidamos de lo que usamos para que dure más; prestamos aquellas cosas que más nos gustan… El desprendimiento nos da la medida exacta entre el egoísmo y la felicidad. 

7.- El futuro no significa éxito, triunfo. El futuro supone poner en práctica todas aquellas habilidades que sabemos que tenemos y aprovechar el tiempo en encontrar todo aquello que ayuda a superarnos. Si enseñamos a vivir a aprovechar cada instante para mejorar y ayudar a mejorar a los demás el futuro será siempre optimista. 

8.- La madurez implica conocimiento propio y aceptación personal. Es inevitable un diálogo interno. La madurez convierte este mundo interior en fuente de felicidad procurando mantener viva la capacidad de admiración, el gusto por aprender cosas nuevas, no ceder ante lo fácil y cómodo, vivir conforme uno piensa sin que importe lo que dirán o pensarán…

Ver artículo  http://www.sportmagister.com/

Ingredientes de la "felicidad"
Compartir lo que tienes,
perdonar sin cicatrices,
aceptar sin perfecciones,
amar sin exigencias,
agradecer lo que te dan y
!no rendirte nunca!

4 comentarios:

Ana dijo...

Espectacular este post.

"felicidad" dijo...

Gracias !!!!

Alejandra dijo...

mami te adoro, me encanta que seas tan feliz!!!

"felicidad" dijo...

Mi mayor "felicidad" son mis cuatro hijos!!!
Los quiero mucho a los cuatro. Que "felicidad"

Publicar un comentario