viernes, 3 de agosto de 2012

0239. Testimonio: Anja - Alemania


El Diario de Anja
Tras vivir 30 años con problemas de audición, 

Anja decidió buscar ayuda en un IC.
Copiado de " Testimonios Reales"

Mi nombre es Anja y nací con pérdida auditiva severa. Vivo en Mainz, Alemania, y tengo 29 años. Cuando tenía 5 años perdí la audición por completo. A partir de ese momento, no pude escuchar prácticamente nada con mi oído izquierdo, ni con la ayuda de audífonos. Empecé a depender de la lectura de los labios y asistí a una escuela para sordos en Frankfurt sin apenas dificultades.

En los años siguientes, decidí ser una persona cada vez más activa en el mundo de la audición, en mi trabajo, con mi familia, con mis amigos, etc. Lógicamente, esto me trajo algunos problemas de comprensión y para hacerme entender.

Era algo muy difícil, sobre todo en los grupos, donde siempre me sentía excluida porque no podía entender lo que estaba sucediendo. Realmente disfrutaba viendo la televisión o las películas, pero dependía de las pocas películas que en ese momento tenían subtítulos.

Además, siempre había situaciones cotidianas, como salir de compras, en las que no podía entender lo que me decían. Incluso llegué a notar que algunas personas evitaban conversar conmigo por sentirse inseguros. ¡Eso me hacía sentir muy mal! 

Un día, mientras hablaba con mi madre sobre mis problemas de audición, ella mencionó que había oído hablar de la Implantación Coclear. A pesar de que conocía a personas con implantes cocleares (IC), nunca lo había considerado una solución a mi problema. Fue a partir de ese momento que realmente empecé a pensar y a informarme sobre el tema. 

La mayoría de los usuarios de IC se mostraban encantados y me dieron seguridad. Por supuesto, también conocí a algunas personas que no estaban tan contentas con los resultados. No podía creer lo poco que las personas con sordera sabíamos sobre los implantes cocleares. Sin embargo, mis amigos estaban realmente entusiasmados con ello. Me hablaron sobre lo maravilloso que sería escuchar música, etc. Escuché tantos y tan buenos comentarios sobre los IC que decidí que “debía probarlos”. 

Obtener buenos resultados con un IC depende de uno mismo, en especial del compromiso personal que uno asuma con las prácticas auditivas posteriores a la operación. Esto también me dio seguridad, porque soy una luchadora y sabía que los implantes debían funcionar para mí. Tenía la posibilidad de lograr una mejor audición y no iba a dejar pasar la oportunidad. En el fondo, sabía que había decidido ir en esa dirección y nada me detendría. En cuanto al oído izquierdo, no tenía nada que perder, así que pensé "¡Sólo puedo ganar!". Con estas ideas en mi mente seguí adelante con mi decisión. 

Ver artículo http://www.medel.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario