jueves, 23 de agosto de 2012

0255. Empezando hablar - Ponchito y el lenguaje - Contenido V - Un hijo con implante - Ponchito - Chile



Un hijo con implante


Por: Guadalupe Ureta 

Contenido V 
Empezando hablar 
Ponchito y el lenguaje 

El implante coclear era sólo el comienzo de un proceso largo para que Ponchito empezara a hablar y comunicarse verbalmente. Debimos trabajar duro para que esto sucediera, ya que el implante era una "herramienta" que debía aprender a utilizar. No todos los niños implantados logran el mismo beneficio de su aparato, las variables son diversas: 

- el resto auditivo que hubiera tenido con los audifonos. A mayor resto auditivo, mejor es el resultado del implante. 

- edad a la que el niño es implantado. Mientras más pequeño es el niño, mejor es el resultado. 

- cantidad de horas que el niño utilice su procesador. Mientras más prolongados sean los tiempos de uso del implante, mejores serán los resultados. 

- entorno comunicativo rico y estimulación constante del niño. Esto incrementa en forma significativa el resultado que se obtendrá con el implante. 

En el caso de Ponchito, el resto auditivo del audífono y la edad temprana a la que fue implantado, eran variables a su favor. Para las otras dos variables, debíamos asegurarnos de que se cumplieran al 100% para que Ponchito lograra resultados satisfactorios. 

Ponchito utiliza su implante todas las horas que pasa despierto, siempre estamos atentos a que no se quede sin escuchar. Cuando era más pequeño y no podía avisarnos que no escuchaba, el procesador sonaba cada vez que se le caía el implante, para poder responder inmediatamente y volverlo a poner. Además avisaba cuando se le acababa la batería y ante cualquier falla de algún repuesto. La idea era que siempre estuviera con su implante puesto y funcionando, nunca dejar que hubieran "espacios" en silencio para él. 

La última variable, la estimulación y ambiente comunicativo rico, es esencial. Aunque a través de las audiometrías podíamos constatar que Ponchito captaba todos los sonidos del lenguaje (Test de ling), era necesario desarrollar sus habilidades auditivas y enseñarle a escuchar y comunicarse. Para esto era necesario contar con una terapeuta que nos ayudara con este entrenamiento y nos planteara objetivos concretos a trabajar. De esta forma, comenzamos nuevamente a trabajar en las etapas de adquisición del lenguaje: detección, discriminación, identificación y comprensión. Las dos primeras etapas fueron relativamente rápidas, dado que ya habíamos logrado trabajar algo de ellas con sus audífonos. La identificación y comprensión del lenguaje tomaron más tiempo y la continuamos trabajando hasta el día de hoy. La identificación, es decir, poder reconocer el sonido en contextos abiertos (sin necesidad de escoger entre varias opciones) comenzamos a trabajarla cuando nos dimos cuenta que Ponchito ya lograba detectar algunos sonidos y discriminar entre ellos. Es decir, Ponchito escuchaba el timbre y corría a la puerta, o señalaba al perro cuando este ladraba. Sin embargo, lo más importante era que lograra identificar su nombre. Para esto jugábamos a llamarlo y nos asegurábamos que la familia y amigos lo utilizaran con frecuencia. Jugábamos con animales, que a Ponchito le gustaban mucho y le enseñabamos a identificar con los ruidos de la granja o de la selva a cada uno de los animales. 

La última etapa en el desarrollo de la percepción auditiva, la comprensión, aún la estamos trabajando y consiste en darle significado a lo que que Ponchito ya a logrado identificar. Por ejemplo, si siente el ruido de la puerta, Ponchito la abre, es decir, sabe que significa que alguien viene. La comprensión es el objetivo principal en el desarrollo del lenguaje. para esto una excelente herramienta es leerle cuentos, donde él pueda comprender lo que se lee e incluso anticipar lo que pasará en el futuro. 

Como todo niño con discapacidad auditiva, Ponchito adquiere las palabras de una forma mucho más directa. Osea, para poder aprender una palabra nueva necesita que alguien se la nombre directamente. Es por esto que palabras de uso menos común (astronauta, canguro, batidora, etc) son adquiridas con mayor dificultad que para un niño oyente. El rol nuestro es fundamental, en la tarea de entregarle todo el vocabulario menos habitual. Por otro lado, es importante una buena pronunciación para que Ponchito logre captar todas letras correctamente. Es común que cambie una letra por otra (la "s" por la "f" o la "l" por la "i"), para lo cual debemos repetirle correctamente, para que escuche que son diferentes, pero sin corregirlo en forma directa. En toda esta etapa, la ayuda de la fonoaudióloga ha sido fundamental. En cada sesión aprendemos algo nuevo y salimos con tareas para trabajar en la casa. Lo importante es ser pacientes y entender que cada proceso toma su tiempo y que tarde o temprano se verán los frutos. 

Ver artículo http://www.unhijoconimplante.com/ 

Continúa.... 
Si deseas leer Contenido I, II, III y IV, en este Blog arriba encuentras la Pestaña "Contenido", haces clic allí y busca los post No. 251, 252, 253 y 254.

No hay comentarios:

Publicar un comentario