viernes, 26 de octubre de 2012

0273. La equivocada idea de castigo y duelo - Contenido V - Creciendo con implante coclear - Milo - Argentina



Creciendoconimplantecoclear.blogspot.com
Por Roberta Jawerbaum 


Contenido V 

La equivocada idea de castigo y duelo 



Algo muy importante es sacar de nuestra mente que tener hipoacusia o tener un hijo con este diagnóstico es un castigo. Sé que puede ser difícil pensarlo como una bendición, como muchos solían decirme al principio de nuestra historia, pero es bueno pensarlo como una circunstancia, que tal vez nos de la oportunidad de darle un sentido distinto a la vida que llevábamos hasta ese momento. 


En psicología se aprende que crisis no implica nada negativo per se, crisis marca un momento de cambio que podemos vivirlo negativa o positivamente, pero lo difícil de esta idea es pensar en medio de un mar de lágrimas que todo va a ser mejor. Confíen en que así será, que más adelante si luchamos por ello, todo lo que en el presente nos sume en tristeza va a redituarnos en alegrías . 

Muchas madres que encuentro hoy, superado el momento de duda y que han tomado como se dice “la sartén por el mango”, miran hacia atrás y piensan que fue mucha la angustia vivida y el llanto derramado por problemas que una vez que han sido tomados por las riendas, no son tan graves como parecían. 

Créeme, vos, si estas pasando mal, créeme por favor que no es un castigo lo que están viviendo. La vida y tu hijo te lo van a demostrar. 

Es solamente un duelo que como tal tenemos que pasar. 

Decimos duelo por la perdida de una ilusión . La ilusión tiene que ver con como imaginamos el momento de nacer y vivir de nuestro hijo y de nosotros con él. 

Pasamos así por más o menos estas etapas que no son en este orden estricto ni necesariamente pasaremos por todas. La duración de cada una de las etapas varía dependiendo de las personas, de su carácter y fortaleza . Muchos profesionales las han descrito porque se basan en las etapas de duelo de cualquier pérdida. 

Te cuento como las viví yo: 

INCREDULIDAD: negación, confusión, nos quedamos paralizadas en nuestra emoción, deseando que no este pasando con la fantasía de despertar y que todo haya sido un sueño. Aquí es donde debemos igual buscar ayuda, médicos, fonoaudiólogas. No negarnos lo que intuimos. Aunque no tenia en claro que pasaba, sabia que algo no andaba bien, pero al estar sola conmigo me preguntaba si no estaría yo misma exagerando, si iba a levantarme y todo habría pasado. 

En cada examen que le hacíamos a Milo, esperaba con ansias un resultado positivo. Las caras de circunstancia de los profesionales me dejaban knock out. 

Desorganización: de la incredulidad, de no “caer” en lo que nos pasa, llegamos a conectarnos con el dolor, nos damos cuenta aunque sea en parte de lo que paso, de lo que pasa y nos marea pensar ¿qué nos espera?, la situación nos invade y es difícil ordenar nuestros pensamientos y sentimientos. Es la etapa que lloramos mucho, nos ponemos muy sensibles y angustiadas. Un momento difícil para aceptar consuelos. Es inútil razonar. 

No podía aceptar que nadie, ni amigos ni familia ni médicos me dijera nada. Escuche por algún lado que no me preocupara que el peor diagnóstico auditivo tenia solución. No lo registré. También me enojaba cuando me contaban lo bien que “andaban” los chicos sordos con audífonos e implantes, tampoco me sirvió. Lloraba, lloraba y lloraba, hundida en mi sentimiento de desolación y tristeza. 

ENOJO: Lloré, hice todo lo irracional, ya intenté negar lo que pasaba y estaba enojada. Tenia un enojo que a veces me llevó a golpear con fuerza una pared y llorar por horas. ¿con quien estaba enojada? con todos, con la vida, con los médicos, con Dios con mi marido, y con el que intentara consolarme también. Buscaba responsables afuera pero también, debo decirlo, estaba enojada conmigo. Tenia ese sentimiento de que algo debiera haber hecho para evitar la sordera de mi hijo. 

CULPA: Me sentía culpable, por no haber elegido al medico que elegí, por no haber pensado en que mi bebe aun no estaría madura para salir, por no haber sugerido que me den corticoides para que los pulmones de mi hijo maduraran antes de nacer, por todo. 

SOLEDAD: Verdadera tristeza, conectamos con la certeza de la situación que vivimos. Me sentí que estaba sola con todo. Si bien mi marido estaba al lado, no lograba registrarlo.Las tareas de llevar a Milo al medico, aprender sobre sus audífonos, sobre tratamientos, ver los turnos, estudiar las posibilidades de tratamiento a seguir, buscar apoyo, buscar información sobre el mundo que se nos venia, etc. me hacían sentir una fuerte soledad. La familia en general estaba cerca, y nos ayudo mucho en el día a día, pero en soledad pasaba todo el resto, el sentimiento de madre dolida es de una misma. Me pasaba muchas noches sin dormir, triste, me dolía el cuerpo y no tenia fuerzas, pero nunca pare. Y también hice algo que me sirvió mucho. Cuando Milo ya tenia 5 meses y no habíamos pasado una semana desde su nacimiento sin asistir a un médico o realizar un estudio, y tener fonoaudiología todas las semanas, me di cuenta que esto iba para largo. Entonces tomé a mi bebe y nos fuimos 5 días fuera de la ciudad, donde viven unos amigos quequiero mucho. Ahí me desconecté y recuperé energías, no le puse los audífonos a Milo y también él disfrutó de no ser evaluado permanentemente. Lo recomiendo. Cortar con todo aunque sea unos días. 

RESTABLECIMIENTO y ACEPTACION: Revalorizamos lo que tenemos y pensamos como seguir. En nuestro caso cuando Milo cumplió 1 año decidimos implantarlo y este fue el puente hacia la salida, un principio de paz. 

La vida sigue y el tiempo transcurrido demuestra que el tiempo ayuda. Los tiempos de certezas, aunque tristes me dieron paz. Sobre todo de saber que estaba encaminada, que podíamos tener una salida al problema y que había que trabajar para que todo salga bien. Me acuerdo la paz que sentí cuando tomamos la decisión del primer implante. Si tengo que explicarlo con palabras diría que me rearmé. Volví a encaminarme entera a lo que nos esperaba. 

Aceptamos un nuevo desafío: vivir con implante coclear. 

Continúa...
Si deseas leer Contenido I, II, III y IV en este Blog Implantada Coclear Feliz en la parte superior encuentras la pestaña "Contenido", haces clic allí y busca los artículos No. 270 y 272.

No hay comentarios:

Publicar un comentario