jueves, 18 de octubre de 2012

0280. Empezando a ver mis progresos - Contenido III - Memorias de una implantada coclear - Raquel Martín (Ráa) - España


Memorias de una IC



Memorias de una implantada coclear


Por: Raquel Martín (Ráa)

Tras pasar dos semanas con mi implante, tocaba ver más cambios. Así que con las explicaciones que me dieron en el Hospital y como tenía que hacerlo, tras una semana en el programa 1, tocaba poner el programa al 2. Pensaba que iba a ser como un audífono que, si subías de programa, subías de volumen. Pero no, nada que ver. Para mi "decepción" (más bien era un sentimiento de frustración), no noté cambio ninguno. Lo comenté en el blog de implantados cocleares y me han dicho que los cambios de programa no se notan con la misma, sino con los días. Que vas escuchando cosas que antes no tenías tan nítidas, esclareciendo las voces y dejando de ser mecánicas. Y así mismo fue. En la segunda semana noté como las voces se iban aclarando más. Aunque también he de admitir que pasé días bastante malos. Esos días de estancamiento, donde mi impotencia se acababa convirtiendo en una enorme frustración. Pero para olvidar esa sensación tan desagradable me dí mi propia medicina: me lo quitaba y me decía a mí misma "Esto sí que es frustración. No oír nada". 

Contenido III 
EMPEZANDO A VER MIS PROGRESOS 

Pero he de decir que con sus días malos, hay que acordarse de todo lo positivo que nos da este aparato milagroso. Ya puedo oír las voces aunque esté lejos. El otro día, nada más levantarme y conectarme empecé a oír unas voces desde mi habitación. Tenía la ventana cerrada y la cortina pasada. Oía dos voces femeninas hablando y, ante la curiosidad, me asomé para verificarlo. Efectivamente, estaban mi abuela y mi vecina de charla mientras limpiaban el patio. Contenta las saludé y hablé un poco con ellas así de lejos y más o menos bien apoyándome un poco en la lectura labial. Pensé en los resultados que estaba viendo. "Es un gran progreso, me dije a mí misma - Aún no las entiendes, pero todavía queda mucho trabajo por delante, esfuerzo, ganas, programaciones.." Y sonreía mientras me hablaba a mí misma en el cerebro. Estaba ante un hecho que nunca antes podía haber imaginado: mi oído muerto captando sonidos a lo lejos. Y no, no sólo captándolos, porque capto muchísimos a diario. Los estaba identificando sin el menor problema: eran voces.  

Aún en los sitios ruidosos me supone mucho esfuerzo, demasiados sonidos para dos micrófonos que lleva incorporado, pero me voy defendiendo con la lectural labial e intentando poner la máxima concentración en poder escuchar. 

La tele sigo viéndola con subtítulos, pero cuando es en español ya me voy dando cuenta que los que subtitulan hacen su trabajo de pena. Muchas veces escucho frases que están mal subtituladas. Es otro gran progreso. 

Ya hay veces que entiendo sin mirar a la cara. Pero esto me pasa exclusivamente con mi madre. Será por la costumbre de oírla a todas horas. Pero me queda mucho que trabajar en esto también. 

Aún no me he atrevido a hablar por teléfono. Tras 6 años se me hace un poco "mundo arriba". Sé que el principio será duro y que tengo que coger el toro por los cuernos. Pero esperaré un poco más a ver qué tal. 

La música... Ay la música! Es según el tipo de música que escuche. Pero eso sí, he notado un gran avance... Si tengo el audífono puesto no entiendo un carajo y oigo toda la música tan amplificada que me acaba doliendo la cabeza, aunque tenga el implante. Si me quito el audífono y me pongo, logro entenderla. Así que para oír música, fuera el audífono. Lo caro que me salió y lo discriminado que lo tengo.... 

La discriminación del audífono es porque, en mi experiencia personal, a veces tengo la sensación de que no lo tengo, aunque lo tenga puesto. Es como si tuviese un tapón ahí de ruido pero ya está. Por eso ya, muchas veces no me lo pongo nada más que un par de horas al día para seguir estimulando mi oído izquierdo. 

En esta segunda semana, he ido a FUNCASOR. (Entidad que me ayudó mucho para obtener cosas en su día. Que asesora y te informa de todas las ayudas que puedes tener y que lucha por problemas como el que padezco. Por eso, animo a cualquier persona discapacitada que nunca prescinda de este tipo de fundaciones y que se informen lo máximo posible). Pasaba por allí y fui a contarles que ya andaba implantada. Me ofrecieron sesiones de Logopedia que empezaré en la cuarta semana de vida. 

La verdad que contar mis progresos me hace olvidar los días malos que he tenido. Es una especie de terapia de choque. 

Ya contaré qué tal me va en la tercera semana. De momento, no puedo quejarme. 


Continúa... 
Si deseas leer Contenido I y II en la parte superior de mi "Blog Implantada Coclear feliz", ves seis pestañas, busca la que dice "Contenido", haces clic allí y busca la publicación No. 276 y 279.

No hay comentarios:

Publicar un comentario