lunes, 22 de octubre de 2012

0282. Buscando el diagnóstico y los pasos a seguir - Contenido VI - Creciendo con implante coclear - Milo - Argentina


Milo- 2008

Creciendoconimplantecoclear.blogspot.com

Por Roberta Jawerbaum 



Contenido VI 

Buscando el diagnóstico y los pasos a seguir 

Cuando Milo tenia 11 meses usaba audífonos. Ciertamente para mi no era nada fácil. La oferta de auxiliares auditivos es amplia y variada pero de entrada, como primer acercamiento es siempre un embrollo. El día que me mostraron los audífonos me dió un ataque. No me imaginaba como iba a hacer para acordarme como prenderlos, cargarlos, no olvidarme las pilas, limpiarlos y además hacerles un molde cada tanto, a medida que Milo creciera. 

Los moldes son necesarios para adaptar el audífono a la orejita de cada bebé y obviamente son personales. Se le pone una cera en el oído, y se les hace esa formita en silicona con un tubito que a su vez se engancha al audífono. 

A pesar de que hice todo esto y trate de que lo usara la mayor cantidad de tiempo posible, llegamos a la consulta con el otorrino para ver porque Milo no giraba cuando decíamos su nombre y sin embargo a veces parecía escuchar sin audífonos. Esto nos tenia con muchas dudas. 

El médico nos miro, con una mezcla de descreimiento y compasión y nos dijo que dado que en la cabina donde se evalúa la audición del niño con audífonos, había dado que el escuchaba lo suficiente para no ser candidato a un implante coclear (recurso reservado a perdidas severas /profundas) pensáramos en consultar a un neurólogo, dado que tal vez allí encontraríamos la respuesta. 

El neurólogo nos dijo que no encontraba nada mal en lo que a su especialidad estudia y como Milo seguía sin avanzar con audífonos, decidimos hacer otra consulta con otro otorrino especialista en hipoacusia. 

Así llegamos a un centro especializado en problemas de audición, teníamos citas de evaluación de audición, de evaluación de audífonos, y de evaluación psicológica de Milo y de nosotros, sus padres. También en una segunda etapa nos explicarían el funcionamiento del implante coclear . 

Recuerdo particularmente la entrevista psicológica. Mientras Milo jugaba y hablábamos de su historia médica y de como vivíamos el proceso ella tomaba nota y note que la psicóloga, una mujer cálida, bonita y elegante, apuntaba principalmente a saber que sabíamos nosotros del implante coclear y que expectativas teníamos para luego de la operación. 

Nos aclaró que el Implante Coclear nunca devolvería la audición normal, que Milo seria siempre sordo con la particularidad que permite la tecnología, “un sordo que escucha”, y quiso saber que deseábamos nosotros para el futuro nuestro hijo. 

Mariano tomo la palabra diciendo que esperábamos que sea feliz, que tenga una “vida normal” y que teníamos dudas enormes de que el implante coclear pudiera hacer esto posible. 

La psicóloga nos pregunto si para nosotros una persona que es profesional, se levanta y va en tren a su trabajo, regresa, busca a sus dos hijos en el colegio, llega a su casa cocina y cenan cuando su marido llega a casa, era para nosotros una persona que hacia una “vida normal”. Respondimos a coro que sí. 

En ese momento se corre el cabello con su mano derecha dejando a la vista su Implante Coclear, y sonriendo nos dijo: “Descuiden entonces, Milo va a poder hacer “una vida normal”. 

Al terminar con todas las citas por fin teníamos un diagnostico y podíamos decidir los pasos a seguir. 

Milo fue diagnosticado con una hipoacusia bilateral severa profunda con neuropatía. Traducido seria que es completamente sordo y que además de los problemas en sus cócleas tiene problemas en sus nervios auditivos. Esto llevaba a que sus nervios por momentos ”conectaran” y escuchaba aunque muy mal y en otras oportunidades los nervios estaban totalmente desconectados. Para explicarles bien seria como una televisión a la cual le funcionan mal el cable del enchufe. Si esta desenchufada de nada sirve subir el volumen, pero cuando conectas la el aparato si ese volumen esta muy fuerte puede romper los parlantes. Por todo esto Milo escuchaba por momentos pero claro que igual nunca correctamente y los audífonos de nada servían cuando estaban “desconectados” sus nervios auditivos. El Dr. fue muy claro: Milo era candidato a implante coclear. 


Continúa.... 
Si deseas leer Contenido I, II, III, IV y V, en este Blog Implantada Coclear Feliz en la parte superior encuentras la pestaña "Contenido", haces clic allí y busca los artículos No. 270, 272 y 273.

No hay comentarios:

Publicar un comentario