sábado, 27 de octubre de 2012

0293. La primera sesión de logopedia - Contenido IV - Memorias de una implantada coclear - Raquel Martín (Ráa) - España

Memorias de una IC



Memorias de una implantada Coclear


Por: Raquel Martín (Ráa)


Contenido IV
La primera sesión de logopedia

En esta cuarta semana de vida, estoy empezando con un gran objetivo. La logopedia. Tengo que admitir que yo pensaba que los logopedas sólo servían para el habla y nada más. Pero estaba totalmente equivocada y hoy lo comprobé con hechos. 

Esta mañana me he levantado temprano, me he preparado y, cuando ha llegado la hora, he ido a las sesiones que tenía previstas. Mi logopeda se llama Yaiza. Es una chica joven, paciente, agradable y muy profesional. Trabaja en FUNCASOR y lo poco que ví, me parece que hace una labor exquisita. Ayudar a las personas, con esa dedicación y paciencia, es digno de una persona muy humilde y que le gusta lo que hace. 

Cuando nos presentamos nos conocimos un poco. Me preguntó por mis aficiones para saber cómo llevar la clase. Yo le he dicho que lo que ella quiera. La experta es ella y yo estoy allí para aprender y seguir el ritmo a lo que me ponga por delante. Y que poco a poco, todo saldrá. 

Una vez que llegamos allí, empezamos a practicar con instrumentos. Primero me enseñó como sonaba cada uno. Y luego, a mis espaldas iba tocando y yo tenía que girar la cabeza para el lado de donde me viniese el sonido. Aquí, por lo general, bien. Aunque muchas veces me equivocaba con el lado del que venía el sonido. Luego hemos hecho muchos más ejercicios con los intrumentos. Como por ejemplo secuencias de instrumentos. Ella iba tocando a mis espaldas diferentes secuencias, por ejemplo, un tambor seguido un triángulo y yo tenía que rellenar el sonido que venía después. O ella hacía secuencias y yo las tenía que ordenar según las fuese tocando. Aquí más o menos bien, aunque dos instrumentos se me parecían un poco bastante. Pero a medida que pasaba la clase, los fui asociando poco a poco y luego bien. El ejercicio más complejo de todos lo tuve todo bien. Un gran paso. 

Otro ejercicio a realizar, eran secuencias tipo: . (pa) ________ (paaaaaaaa), es decir, el punto era un sonido corto y el guión uno largo. Ella se puso atrás de nuevo, y hacia secuencias así. Y yo en el papel que me daba ella tenía que ordenar las que tenía, ya que me las daba salteadas también. También estuvo más o menos bien. Tuve algunas dificultades porque había eco y tuvimos que hacer el ejercicio más despacio para que no me confundiese.

Luego puso el radiocassette, y ahí practicamos las voces. Tenía que identificar las voces cuando eran agudas o graves. Las escuchamos primero para asociar. Hablarían dos voces y tenía que identificar cómo era cada una. Podía ser aguda-grave, grave-aguda o grave - grave, aguda - aguda. Más o menos bien también, con algunas complicaciones en voces graves que a veces parecían agudas. Todo es depende del tono de voz.

Y por último, ella se iba a poner atrás de nuevo e iba a decir dos palabras. Yo tenía que decir si eran cortas o largas, por el orden que ella las dijese. O si ambas eran iguales. Éste me costó un poco más, por el poco entendimiento. Más bien me guié por el rato que hablaba. Pero pude entender alguna palabra, aún así. No está mal. 

Una vez terminado hicimos un descanso y hablamos un poco de mi vida, le conté mi experiencia como implantada, como perdí mi audición, etc. Me ha encantado una cosa que me comentó hablando del tema. Dijo que le encanta la audición y trabajar con audio. (Vi en su cara un amor por su trabajo que me ha impresionado, como dije antes). Y que la persona que no quiere oír, es por gandulismo. Yo le contesté que la gente que no quiere oír no sabe lo que se está perdiendo. Que yo sé lo que es oír desde siempre e igual por eso decidí implantarme, porque no quería perder algo que ya había adquirido en mi vida y con lo que había crecido. Pero que de no ser así, también me hubiese implantado. Porque no me explico cómo esas personas que no escuchan nada no quieren implantarse. ¿Es que no tienen curiosidad de saber cómo suena la música? o por saber cómo es la vida con sus sonidos naturales, las voces de sus padres, hijos e incluso nietos, de amigos. El sonido de una sonrisa, que por absurdo que pueda parecer, como dije ayer, para mí lo es todo. Sientes esa complicidad que le provocas a la persona al hacerla feliz y no tiene precio ninguno. Ella coincidió conmigo y me dijo que las personas sordas totalmente, pierden muchísima información en la vida. Yo, personalmente y siendo sincera, lo poco que oigo no lo cambio por nada. Los cinco sentidos son super importantes en nuestra vida cotidiana. Y aunque nos falle alguno - de una manera u otra - , más vale tenerlo, por poco que sea, que no tener nada. Yo ya no me imagino la vida sin colores, sin sonidos, sin olores, sin sabores o sin sensaciones de frío o calor.

La verdad es que hoy estoy contenta gracias a la visita a la logopeda. Aunque es la primera y estaba un poco nerviosa por temor a ser un desastre e irme deprimida con los resultados, no ha ido tan mal dentro de lo que cabe. He ido con optimismo y me lo he tomado con filosofía. Despacito y con buena letra y, aunque haya tropiezos, sonriendo con ellos, levantándome y continuando de nuevo. Aprendiendo que la vida nos da lecciones, de las que podemos aprender o agachar la cabeza y dejarlas por la mano. Además, con esfuerzo, pasión y dedicación, los resultados saben el doble de bien. 

Ahora toca esperar al próximo martes, para seguir dando más de mí. Trabajando mi cerebro con mi 'amigo'. Mientras, seguiré practicando yo con los sonidos que voy captando y sorprendiéndome.

Sigo aprendiendo cada día a valorar lo que es realmente importante. Esta experiencia me está haciendo crecer mucho como persona. Ya tengo un camino fijado y, ni por nada del mundo, quiero desviarme de él. Mi nuevo lema es "No te rindas nunca". Lo tengo de fondo de pantalla para leerlo cada día y tenerlo presente. Para que cuando esté muy triste (como últimamente) me recuerde el por qué estoy aquí, qué estoy haciendo y qué debo hacer. Ahora mismo es no rendirme. Sacar fuerzas de donde no las hay, dejar lo personal y pensar en mí. En mi futuro. La vida me ha puesto aquí, y en esta situación y por algo será.


Continúa... 
Si deseas leer Contenido I, II, III... en la parte superior de mi "Blog Implantada Coclear Feliz", ves seis pestañas, busca la que dice "Contenido", haces clic allí y busca la publicación No. 0276, 0279, 0280...

No hay comentarios:

Publicar un comentario