lunes, 14 de enero de 2013

0325. El equilibrio perfecto de los implantes híbridos. Combinan la tecnología del audífono con la del implante coclear.



El equilibrio perfecto de los implantes híbridos.

Combinan la tecnología del audífono con la del implante coclear. 
Conocé de qué se trata este nuevo dispositivo y para qué casos está indicado. 

Las tecnologías no paran de sorprendernos, adecuándose a las necesidades de cada paciente. Los doctores Daniel Orfila y Ricardo Marengo, miembros del equipo de Implantes Cocleares-Equipo Multicéntrico (IC-EM), realizaron sus dos primeras cirugías de implantes híbridos, que están entre las cuatro primeras de Latinoamérica. Pero, ¿en qué consiste este nuevo y revolucionario dispositivo? 

“El implante híbrido es un nuevo avance tecnológico, que permite el estímulo simultáneo por dos vías: una que es la auditiva, el sonido, y la otra es la vía eléctrica, a través del implante coclear. Es la suma de un implante coclear y un audífono. Por su formato, permite preservar las frecuencias graves y a la vez estimular por vía eléctrica las agudas. Se ve exactamente igual que un implante coclear, más un pequeño audífono dentro del oído”, explican los doctores. 

¿Por qué un doble estímulo? 

El implante coclear regular es indicado en los pacientes que han perdido la audición en todas las frecuencias, por eso la estimulación es totalmente de tipo eléctrica. Pero hay un grupo grande de gente que tiene preservadas las frecuencias graves y tiene perdidas o muertas las más agudas. A esos pacientes, con un audífono, no les es suficiente y en un ámbito con ruido pierden la capacidad de discriminación o entendimiento. Para este grupo está indicado el implante híbrido que, a través de un electrodo de una distancia más corta, permite llegar al oído interno, estimular eléctricamente las frecuencias agudas, y a la vez preservar las frecuencias graves anatómica y funcionalmente, estimulándolas por el uso del audífono. 

El implante híbrido es toda una novedad. En nuestro país (Argentina) existen solo 6 casos y se estima que en todo el mundo existen alrededor de 30. En efecto, es una tecnología que se viene desarrollando hace varios años bajo dos protocolos, con distintos tamaños de insersión en la cóclea, de acuerdo a las necesidades de los distintos pacientes. El equipo implantador del IC-EM estuvo a cargo de la intervención de dos de entre los cuatro primeros pacientes con implantes híbridos del país. Se trató de dos adultos que preservaban su audición en las frecuencias graves, pero que querían mejorar su calidad auditiva en ambientes ruidosos. 

Ambos son pacientes que perdieron la audición con el tiempo, pero que en los últimos años no habían tenido más progresión auditiva, lo que es determinante para que sean candidatos a este implante: “Como se trata de una tecnología que preserva funciones, puede ser colocado si la naturaleza está agrediendo o perdiendo esas funciones”, amplían los encargados de la intervención. Cabe aclarar que preservar los graves y que el implante no afecte aquello que el paciente naturalmente conserva, es porque en ese sector hay varios aspectos del habla que son claves, y a su vez se está preservando las células bipolares del nervio auditivo, que a largo plazo es beneficioso para el paciente. 

Por el segundo implante 

En el caso de los dos pacientes argentinos, la iniciativa por probar el implante híbrido, luego de muchos años de escucha con audífonos, fue por razones de la vida cotidiana. Uno de ellos quería poder escuchar a su hija hablarle desde el asiento de atrás del auto. El otro tenía que hacer negocios en una segunda lengua, por un teléfono en altavoz, y se perdía mucha información. “En ambos casos había una clara insatisfacción por la ganancia auditiva, por la dificultad del desempeño social y laboral. La ganancia en ambos casos fue muy por encima de lo que podía esperarse. Luego de la cirugía, los dos pacientes manifestaron lo que dice la literatura: una notable mejora en su audición en ambientes ruidosos, e incluso mejor audición para la música. Tanto así, que uno de ellos ya ha solicitado que se lo implante bilateralmente con esta tecnología”, se reconfortan Marengo y Orfila. 

De concretarse esta segunda intervención, se tratará del primer implante bilateral híbrido del mundo. “Es tal el nivel de ganancia que este paciente tuvo en lo que era su peor oído, y es tal el nivel de competencia laboral con su segunda lengua, que ya nos está empujando para ponerse el segundo implante coclear híbrido”, amplían los doctores. Actualmente, el equipo ha sido solicitado a la obra social del paciente y se está a la espera de su aprobación. 

Los pacientes tuvieron una respuesta en bisílabos de un 80% más que en el caso del implante convencional, y en frases, cerca del 95%. Cuando se los llevó a la situación más desfavorable, el habla en ambientes ruidosos, esas cifras no bajaron un 60% como en el caso del implante convencional, sino que se mantuvieron similares o disminuyeron un 10%. La respuesta en la utilización de estos implantes, al menos en estos primeros casos, es realmente excepcional. 

Más allá de lo esperanzador de esta experiencia, en todos los casos hay que ser prudentes en cuanto a las expectativas a tener, ya que cada caso y cada organismo son diferentes. Aún así, estar informados y conocer las distintas propuestas que nos ofrecen los diversos avances tecnológicos será central para que cada uno de nosotros encontremos la mejor opción para fomentar nuestra calidad de vida auditiva. 

El trabajo del IC-EM
El grupo Implantes Coclares-Equipo Multicéntrico (ICEM) es un grupo de colegas que se dedican a capacitar y acompañar a distintos profesionales del interior del país en sus primeras cirugías de implante coclear. Compuesto por profesionales que han sido inicialmente formados por el Dr. Diamante y su equipo, la apuesta ahora es trasmitir estos conocimientos adquiridos mediante la práctica y el trabajo de muchos años a los profesionales que estén interesados en especializarse en esta área, de modo que existan centros 
implantadores a lo largo y lo ancho de todo el país, y los pacientes no deban viajar para acudir a su médico. Por eso, tiene una función docente y de asistencia.
El IC-EM ya ha asistido a 20 cirugías, de más de 13 profesionales de todas las áreas. Está integrado por los 
otólogos Daniel Orfila, Ricardo Marengo y Liliana Tiberti, la fonoaudióloga Silvia Mastroiani, y la instrumentadora Patricia Villani.

Publicado en:
Revista Oír ahora Y siempre
Año 2 - Número 4 
Argentina - enero 2011 
Páginas No. 38 y 39
Estimado lector, en el próximo artículo (0326) publicaré una entrevista a un implantado híbrido........

No hay comentarios:

Publicar un comentario