jueves, 31 de enero de 2013

0334. La joven activista Malala Yousafzai (Pakistán) recibirá un implante coclear en su oído izquierdo en el Reino Unido

"No me importa si en la escuela, debo sentarme en el suelo. Lo único que quiero es educación. Y no le tengo miedo a nadie" - Malala Yousafzai -

Federación AICE
España, 31 de enero de 2013

La joven activista Malala recibirá un implante coclear en su oído izquierdo en el Reino Unido

Se espera que esta operación, junto la colocación de una placa de titanio en el craneo, sean las dos últimas operaciones, de una larga lista, a las que se ha sometido la estudiante paquistaní, tras recibir el pasado octubre un disparo en el cuello y otro en la cabeza por parte de integristas talibanes. Ataque que conmocionó tanto a Pakistán como al mundo.

Malala Yousafzai fue atacada con tan sólo 14 años por su defensa de la escolarización de las niñas en su país y especialmente en el valle de Swat, donde reside. zona controlada por los talibanes. Ya en 2009 con apenas 11 años empezó a escribir un blog en el que relataba su vida bajo los extremistas, los cuales cerraron las escuelas femeninas como parte de su oscurantista interpretación del islam.

¡Mucha suerte y fuerza Malala!.

Segunda Parte

España, 12 de octubre de 2012.

POR LA EDUCACIÓN DE LAS NIÑAS:
MALALA YOUSAFZAI

Hoy quiero compartir con vosotros el caso de Malala, una niña pakistaní de 14 años que ha sido herida de muerte por defender el derecho a la educación de las niñas. A la edad de 11 años escribió un blog para la BBC en el que detallaba su vida bajo el régimen talibán, denunciando el cierre forzoso de escuelas por los talibanes. Su testimonio nos muestra lo difícil que les resulta a las niñas de su país poder acceder a unos estudios.

Los talibanes acabaron cerrando la escuela de Yousafzai, quien siguió luchando por los derechos de las niñas a la educación. Nominada a varios premios y ganadora del primer Premio de la Paz en Pakistán, fue atacada el pasado 9 de octubre por un talibán cuando regresaba a su casa en un autobús escolar. El pistolero enmascarado le gritó: "¿Cuál de ustedes es Malala? Habla, o de lo contrario voy a disparar a todos" y al identificarla varios niños la disparó dos veces, hiriéndola en el cuello y en la cabeza. El portavoz de los jefes de los talibanes paquistaníes se atribuyó la responsabilidad del ataque, diciendo que Yousafzai "es símbolo de los infieles y la obscenidad" y agregó que si sobrevivía, ellos la tendrían de nuevo en su punto de mira.

Después del tiroteo, Yousafzai fue intervenida de urgencia y hoy, 12 de octubre, parece que va evolucionando favorablemente aunque aún sigue en una unidad de cuidados intensivos.

Su caso me ha sobrecogido y me ha hecho reflexionar y quiero que también vosotros os suméis a esta reflexión. Sucede que aquí en España, los niños y niñas tienen derecho a la educación y entran en el colegio a la edad de tres años. Es una gran suerte poder acceder a la cultura y tener unos profesores preparados que se preocupan por vuestra formación. Pero, desgraciadamente, me encuentro todos los años a alumnos que no valoran en absoluto la suerte que tienen y muestran una actitud inadecuada en clase: no quieren estudiar, molestan e impiden el desarrollo de las clases, faltan el respeto a los profesores, no valoran el trabajo de los docentes... Y entonces veo el caso de Malala y el de otras chicas pakistaníes y me pregunto por qué no valoramos más lo que tenemos. ¿Sabéis todos los niños que hay en el mundo que no pueden tener acceso a una educación?¿Sabéis que en los países árabes las chicas son obligadas a casarse cuando aún son unas niñas?¿Que sigue existiendo la mutilación genital de las mujeres?, ¿Que muchos niños pasan hambre o tienen que trabajar duramente? Y mientras nosotros nos estamos quejando y seguimos teniendo alumnos que desperdician sus años escolares porque lo que se aprende en el instituto no sirve para nada.

Por otra parte, está el tema de los derechos humanos, derechos que pueden recogerse en declaraciones teóricas pero que luego no se dan en la práctica. El caso de Malala es un ejemplo de cómo en algunos países pretenden que las mujeres sean un colectivo discriminado, sin acceso a la educación porque de esta forma serán más manejables y más serviles a los hombres. El derecho a la cultura que en nuestro mundo occidental es minusvalorado por algunos es un derecho inexistente para las mujeres en Pakistán. Y sucede que los jóvenes que han vivido siempre en democracia, creen que en nuestra sociedad esos derechos han existido siempre, (porque los niños de hoy se creen con todos los derechos) y no se dan cuenta de que no siempre ha sido así.

Antes de 1976, en España había una dictadura, la del General Franco y entonces las mujeres estaban sometidas al varón y sus principales derechos eran los de ser buena esposa y buena madre. Gracias a la lucha de generaciones anteriores hemos ido ganando en derechos y ahora nos encontramos con que hay más mujeres universitarias que hombres, que las mujeres ya no son vistas como un bicho raro si no se casan y además pueden hacer su vida como quieran, ya que tienen independencia económica. Pero, chicas, esto no ha sido siempre así. El caso de Malala nos recuerda que el derecho a la educación no se da en todos los países y que la forma de conseguirlo es luchando por ello. En España se ha conseguido, pero, ¡Cuidado! porque ese derecho se puede perder, porque actualmente se están recortando derechos sociales y porque todos tenemos que luchar para que las conquistas de nuestros antepasados no se pierdan. Y otra cuestión muy importante, debemos valorar lo que tenemos, protegerlo, mimarlo y mejorarlo.

El ejemplo de Malala demuestra que la consecución de los derechos resulta de una dura lucha y que para conseguir algo no podemos estar inactivos sino que hay que defender las ideas para que se conviertan en realidad. El ataque a Malala ha generado una reacción internacional de denuncia y apoyo a la niña. Su padre ha dicho que ellos abogan por la paz y que los talibanes no podrán detener todas las voces independientes a través de la fuerza de las balas. Una de las compañeras de clase de Yousafzai ha comentado a una cadena de televisión pakistaní: "Todas las niñas en Swat somos Malala. Vamos a educarnos. Vamos a ganar. Ellos no pueden derrotarnos". Toda la nación está rezando por la recuperación de Malala. Su ejemplo de coraje es un modelo a seguir para que la educación de las mujeres sea una realidad y esta será posible si todos luchan por conseguirlo. Desde aquí, todo nuestro apoyo, ¡Ánimo Malala! 

http://librospordescubrir.blogspot.com/2012/10/por-la-educacion-de-las-ninas-malala.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario