domingo, 28 de julio de 2013

0438. Tener problemas de audición es bastante agotador!!!


Ser discapacitado auditivo es agotador

No resulta extraño que una persona con discapacidad auditiva se sienta exhausta. Necesitan emplear energía adicional tan solo para concentrarse en oír.

La mayoría de las personas con discapacidad auditiva reconocen que están agotadas después de estar en compañía de otras personas, tanto si salen con amigos como si están en el trabajo. Gastan mucha energía para poder seguir las conversaciones, una energía que no emplean aquellas personas sin problemas auditivos.

La energía se agota

La persona con discapacidad auditiva tiene que usar más energía que una persona con audición normal para distinguir los sonidos y filtrar el ruido de fondo de las conversaciones.

Existen muchos factores que influyen dependiendo de la situación, si está oscuro y puede o no ver bien a la persona que habla, si hay mucha gente hablando al mismo tiempo, si la acústica es buena, etc. Las personas con discapacidad auditiva no nacen con más energía que los demás, por lo que no es de extrañar que se queden sin energía antes. Sería parecido a lo que le ocurre a una persona con audición normal que se tiene que concentrar mucho para llevar una conversación en un idioma extranjero, que aunque lo conoce, no lo domina del todo.

Recuerde: De a sus oídos un respiro

Pia Mikkelsen, secretaria de la asociación de discapacitados auditivos danesa, Høreforeningen, recomienda a las personas con discapacidad auditiva que se den un respiro de vez en cuando a lo largo del día. Durante estos descansos pueden recargar un poco las energías.

Una buena estrategia es darse cuenta de que se tiene una discapacidad auditiva, se utilizará más energía si no se reconoce la discapacidad y puede ser ventajoso también que las personas del entorno lo sepan. De este modo, se evitará usar más energía de la que se tiene y no se tendrán que emplear los fines de semana y las vacaciones tan solo para recuperarse.

Según Pia Mikkelsen, una persona con discapacidad auditiva agota el 50 por ciento de su energía en comunicarse durante el día, mientras que aquellos con audición normal solo emplean el 5 por ciento.

Fuente: Hørelsen, marzo de 2010


Usar un audífono ofrece una serie de ventajas a la persona con alteraciones de audición. En primer lugar, podrá oír mucho mejor. Los audífonos no devuelven una capacidad auditiva normal pero la mejoran de forma significativa. Resulta más fácil entender lo que otras personas dicen. Puede volver a oír sonidos que no había escuchado hacía mucho tiempo como por ejemplo, el cantar de los pájaros, el timbre de la puerta, el susurrar del viento y el agua que corre.

Además, los audífonos suelen mejorar el bienestar social, psicológico y físico del usuario.

Tanto los diferentes estudios como las experiencias personales muestran que los audífonos generalmente mejoran la calidad de vida y ayudan a:
- mejorar las relaciones familiares
- sentirse mejor consigo mismo
- mejorar su salud mental
- mejorar su bienestar físico
- conseguir una mayor capacidad de concentración
- sentirse más independiente y seguro
- sentirse menos cansado o exhausto
- estar más dispuesto a participar en reuniones sociales
- ser capaz de aumentar sus contactos sociales
- ser capaz de hacer mejor su trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario