lunes, 5 de agosto de 2013

0443. Reflexión: Carta de una madre de un niño sordo a otras madres y padres


Carta de una madre de un niño sordo a 
otras madres y padres

Tienes un hijo "especial", es sordo. Pones todo de ti para rehabilitarlo. Buscas un buen Médico, aquí o en otros lados; una buena Fonoaudióloga que lo trate, una escuela que lo forme culturalmente, y buenos, o mejor dicho, los mejores audífonos. 

Todo esto está muy bien, pero... ¿te acuerdas que es un niño?...

¿Compartes con él sus juegos infantiles?... 

¿Te sientas a su lado para ver un programa de televisión, mientras le vas explicando lo que no llega a comprender solo?... 

¿Paras unos minutos de hacer tus tareas y bailas con la radio fuerte el tema de moda?... 

¿Le haces cosquillas para que se ría con su mejor carcajada?...

¿Te sonríes y festejas sus monerías?... 

¿Te pones seria y con un enérgico: “No, eso está mal”, vas marcando los límites?... 

¿Lo aseas, lo arreglas y perfumas como el príncipe o princesa que es ?... 

¿Lo aprietas fuerte, fuerte contra tu pecho, le dices: “Eres hermoso y yo te amo” al menos una vez al día?... 

¿Tienes la paciencia para atenderlo cuando él, con su poco, casi nada de lenguaje, quiere contarte algo?... 

¿Te detienes un momento al día para mostrarle lo bello de una salida del sol, un ocaso, qué redonda es la luna o lo brillante de las estrellas?... 

¿Lo estás preparando para formar en él un ser humano feliz, seguro, sin resentimientos, sin broncas hacia el mundo?... 

¿Lo integras a tu familia, enseñándole a realizar tareas simples, que lo hagan sentir útil?... 

¿Cuidas sus auxiliares y haces que él también los cuide y quiera?... ¿Le pones los auxiliares todo el tiempo que está despierto?... 

Ya sé, tienes un niño "especial", pero también tienes otros hijos, otras obligaciones y muchas preocupaciones. 

Pero no olvides, que ni el mejor auxiliar, ni el mejor equipo de rehabilitadores, conseguirá hacer de él un niño feliz. 

Si tú lo aceptas como es, de ello depende cómo lo vea el resto de la familia, los parientes, los amigos, la sociedad... 

Por sobre todo, no te olvides, el tiempo de ser niño es muy corto, no te lo pierdas.. 

Para todas las mamás especiales y a quienes Dios nos bendijo con un “Hijo especial” TODA LA FUERZA DEL MUNDO!!!!! Y QUE SIEMPRE NOS DISTINGA UNA SONRISA!!!!
 
Desconozco su autor

1 comentario:

Sary dijo...

Muy lindo, y muy cierto gracias a Dios hoy puedo decir que hice todo eso!!! :) hoy mi hija tiene 18 años, y por respeto a ella, cuando no habia sido implantada y tenia tan solo 3 años, y estabamos jugando si sonaba el telefono antes de levantarme e ir a attender le decia -Belu esperame suena el telefono ya vengo, ante todo siempre el respeto.-

Publicar un comentario