miércoles, 21 de agosto de 2013

0446. Escuchamos con el cerebro



¿Escuchamos con el cerebro? Cómo es eso?

El conducto auditivo, la cadena de huesecillos, el oído interno y el nervio auditivo, son solo un medio a través del cual pasa la información del sonido hacia nuestro cerebro. Es ahí, en donde sucede lo verdaderamente significativo... Interpretar cada uno de los sonidos que llegan hasta el.

El significado del sonido de las palabras se compone de dos partes: La imagen mental y la imagen acústica del mismo.

Existen palabras, que tienen una imagen mental clara que les corresponde, por ejemplo: mesa, casa, árbol, cuchara, mientras tanto, hay otras que corresponden a alguna situación, algo así como: saludo, diversión, discusión, accidente. Hay otras palabras que corresponden a conceptos abstractos como: responsabilidad, paz, éxito, inteligencia, etc.

Quienes somos oyentes, desde pequeños formamos en nuestro cerebro la imagen mental que corresponde a cada imagen acústica o viceversa, esto sucede de manera natural, sin que nosotros tengamos que realizar algún esfuerzo adicional.

En los niños con una pérdida auditiva realmente significativa, esto no sucede así. Su cerebro se va llenando de imágenes mentales que no tienen una imagen acústica que les corresponda. Es función del Terapeuta Auditivo Verbal, proporcionar al paciente, herramientas auditivas que les ayuden a formar esa imagen acústica que pronto se transformará en voz.

Nadie nace hablando, es necesario que a las palabras les preceda una etapa en la que el cerebro está dedicado a formar esa estrecha relación que existe entre la imagen mental y la imagen acústica que las palabras tienen.

Lic. Mirna Armenta Gil 
Terapeuta Auditivo Verbal 
CEAL: Centro de Educación Auditiva y de Lenguaje

No hay comentarios:

Publicar un comentario