jueves, 28 de noviembre de 2013

0482. Una nueva figura: El sordo que escucha



Una Nueva Figura: El Sordo que Escucha
Roberta Jawerbaum

La gente que conoce chicos implantados muchas veces no entienden porque “nos hacemos tanto problema” si al final “el nene escucha y habla como todos”.

Esto me ha sucedido entre amigas, conocidos, en ámbitos recreativos y escolares y en la propia familia también. Lógicamente es una suerte que esto suceda porque nos habla acerca de cómo los demás ven en este caso a mi hijo. No parecen encontrar diferencias más allá de lo estético, entre mi hijo y otros niños de su edad.

Queda instalada la idea según la cual, si tiene un implante que le permite oír ya no es más sordo. Ciertamente no es así.

El Implante Coclear es un instrumento maravilloso que permite recuperar la función auditiva. Hay diversos factores que intervienen en el buen funcionamiento del mismo como ser que este adecuadamente calibrado y que esta calibración se controle periódicamente dependiendo la edad. Una vez colocado influye la edad en que se realiza la intervención, teniendo mayor éxito en la comprensión y producción del habla en aquellos niños implantados más tempranamente. Los humanos comenzamos a oír desde el vientre materno, luego de nacer incorporamos sonidos y palabras durante un año antes de comenzar a emitir sonidos con alguna intención. Cuando un bebé nace con hipoacusia ese tiempo se pierde y comienza a recuperarse luego de la activación del implante coclear. Con una adecuada estimulación auditiva esa brecha que existe entre el desarrollo de la comprensión auditiva y el habla con respecto a otros niños normales de su edad, puede acortarse.

Si todo sucede exitosamente, mucha gente dirá lo que comenté al principio, olvidando que el uso del Implante Coclear como cualquier otra prótesis, requiere de un esfuerzo extra de parte del usuario. Lo que la mayoría realiza naturalmente es un proceso complejo que involucra no solo el funcionamiento del oído perse como órgano, sino también diversas funciones cerebrales. Por ejemplo cuando estamos conversando en una reunión, “decidimos” escuchar a nuestro interlocutor dejando de lado el barullo del gentío. En medio de la charla podemos “elegir” escuchar la conversación de la pareja de que conversa a nuestro lado, y si no nos interesa lo que dicen volver a prestar atención a quien nos esta hablando. Todo este acto que hacemos regularmente, sin pensarlo, lleva muchos procesos mentales involucrados e interrelacionados entre si que el niño implantado debe aprender a realizar, lográndolo con mayor o menor éxito, por ejemplo en clase en la escuela.

Por este motivo muchas veces la gente que posee implante coclear llega una hora del día, o la noche, donde ya quieren “desconectarse”.

Para explicarlo suelo contar el ejemplo más visible, por lo tanto más concreto. Si tenemos que caminar 15 cuadras junto a una persona que tiene una pierna ortopédica, seguro que ambos pueden hacerlo. La persona con ambas piernas caminara ágilmente, la de pierna ortopédica quizá lo haga con un pequeño contorneo hacia el lado de la prótesis. La primer persona en medio del camino podrá patear una piedra, la otra ¿Podrá? ¿se arriesgara a romper su protesis? Ambas llegaran a destino. La primera tal vez decida correr un rato ahora que entro en calor. La de la prótesis quizá se siente a tomar algo, porque esta pensando que a la noche tiene una fiesta y no quiere estar cansado.

Ambos hacen casi lo mismo pero con diferente costo energético.

Los niños con Implante Coclear hacen un gran esfuerzo para realizar tareas que para otros salen en forma natural y es un gran logro para ellos que los demás crean que no les cuesta nada.

Roberta Jawerbaum

4 comentarios:

Esteban dijo...

Excelente artículo!!!

ines veronica castello castello dijo...

A mi me encantó el articulo De Roberta; está muy bien que lo publiques y añadas a tu Blog Marlenne Bruticá ; A mi el articulo me motivó para tener paciencia; pues yo cuando salgo de trabajar estoy cansada doble por el propio trabajo y por el esfuerzo de prestar atención o escuchar. Desde que lo leí ;decidí tomarmelo con calma y "" dormir la siesta"" pues 9 horas de atención de escuchar ya son horas...

Felicidad dijo...

Esteban, si... !excelente artículo!

Felicidad dijo...

Ines Verónica, yo cuando trabajé, llegaba a casa rendida!!!, fuera del estres laboral, le agregamos el estres de oír y entender a todo el que nos hable (jefe, compañero, cliente, etc.) es muyyyyy agotador.
Opino lo mismo que tú, que buen artículo este de Roberta, ella tiene un nene bi-implantado y tiene un blog donde cuenta paso a paso los progresos de Milo. http://creciendoconimplantecoclear.blogspot.com/

Publicar un comentario