jueves, 30 de enero de 2014

0504. Reflexión: De MADRE MADRE!... ¿que puedo decirles a quienes tienen un Hijo Especial?....



De MADRE MADRE!... ¿que puedo decirles a quienes tienen un Hijo Especial?

Escrito por: Sheyla Rangel de Blasco Secretaria y miembro fundador de FundaCamila
Publicado por FundaCamila

De MADRE MADRE!... ¿que puedo decirles a quienes tienen un Hijo Especial? en la condición que sea, les diría, lloren, desahóguense, pero al final, acepten la Misión... Yo también pase por la culpa, el enojo, la frustración y finalmente la aceptación para comenzar a moverme y hacer algo, aunque a veces me parece que ese "algo" es poco, pero entiendo que existen cosas que escapan de nuestras manos. 

No fue sino tres años después del nacimiento de mi cuarto hijo, cuando supe lo que era Hipoacusia. Su diagnostico no fue inmediato y pensé en tantas anomalías, hubo muchos estudios y fueron momentos muy duros, de mucha tensión. Mi vida ya había comenzado a cambiar desde que dejé de trabajar, me encerré al principio para cuidar de mis hijitos, como una mamá gallina. A medida que experimentaba como madre, sentía que perdía como mujer y como profesional, honestamente a veces llegué a pensar, que así no era como me veía proyectada en el futuro y en otras oportunidades me preguntaba: ¿Por qué a mi?. Imagínense tenia 4 hijos, dos varones y dos hembras, un esposo, una familia y yo solo veía el "problema", no la "bendición" de tener mi propia familia. 

Pero en la vida de todos, llega un tiempo de desafío, un tiempo cuando todos nuestros recursos son probados, un tiempo en que la vida parece injusta con uno. Un tiempo cuando nuestros valores, nuestra paciencia, nuestra compasión y nuestra habilidad de perseverar son estiradas al límite y más allá... todo lo que ha sido IMPORTANTE para mi fue puesto a prueba; mis hijos, mi matrimonio, mis padres, mi estabilidad emocional, económica, TODO, solo que en ese momentos mis opciones eran llorar, deprimirme, consolarme y luego retomar el impulso, con acciones que me eran gratificantes como estudiar, leer, o aprender sobre la sordera de mi hijo, por ejemplo fui conociendo de prótesis auditivas, de implantes cocleares, de equipos, en fin conocí un poco mas acerca de todo esto, entonces entiendes que falta mucho por aprender, de otras personas, de otras experiencias. 

Realmente he encontrado personas valiosas, en nuestras vidas. Hasta de las que he recibido lecciones negativas, porque también eran necesarias para crecer. No he tenido miedo de lo que enfrentamos mi hijo y yo, pero si, muchas dudas del medio educativo básicamente, a él le negaron cupo en muchos colegios, cuando le toco iniciar el preescolar, porque no se comunicaba y no todas las docentes quieren trabajar con un "deficiente auditivo", mi gran enigma si aprendería a leer y a escribir aunque el tiene vocabulario, no hay buena pronunciación, aprendió mucha lectura labial, ya que a sido progresiva su pérdida, en su caso es de origen "ototóxica", es decir por efecto nocivo de antibióticos. 

Mi gran incógnita era, ¿podrá asimilar fácilmente? finalmente aprendió a leer, a escribir y aunque siempre ha tenido rechazo por la matemáticas, seguimos insistiendo en que siga adelante. Ahora cursa 5to grado de educación primaria y es muy bueno en computación e inglés. 

Dios puso de todo en mi camino, piedras de tropiezo, pero también Piedras Preciosas: buenas profesionales, maestros insensibles, grandes educadoras y personas duras, todos necesarios...

He aprendido a hacer valer sus derechos y yo, a ser mas tolerante. Creo que nuestra fortaleza a sido asumirlo con naturalidad, sin lástima, ni complejos. Mis hijos han sido otros maestros, me han ayudado, ellos lo apoyan, lo corrigen y están pendientes, tenemos un buen equipo. Hoy entiendo el ¿para que?, necesitaba transitar ese largo camino y levantar la mirada a quien es el dueño de la vida y de la muerte, entender que Dios, permite ciertas cosas, para que podamos crecer espiritualmente y fortalecernos, Él trabaja cada instante y en cada circunstancia que rodea nuestra vida, permitiendo cada cosa que ocurre, porque su plan es mejor que el nuestro y su tiempo es Perfecto. Y es que no tendría la familia tan especial que tengo, sino hubiera pasado por todo lo que nos ha tocado pasar. 

Hoy me siento complacida de formar parte esta Fundación, porque llegamos a compartir los sueños de muchas otras madres y padres, porque de alguna manera nuestra experiencia ha servido para ayudar en la medida de las posibilidades a otras madres y poder continuar con mi misión de enseñanza, ya no desde el aula de clases... 

¿La lección mas difícil? Mi hijo Omar Daniel, pero la de mayor aprendizaje. Siempre digo que no se estudia para ser Madre, tampoco nuestros hijos vienen con un "manual de uso" y a vivir se aprende viviendo!!!. Dios Bendiga a todos sus Hijos y les de mucha fortaleza a ustedes Heroínas Anónimas. 

Escrito por: Sheyla Rangel de Blasco Secretaria y miembro fundador de FundaCamila

No hay comentarios:

Publicar un comentario