miércoles, 30 de abril de 2014

0544. Nuestra Experiencia: Cursos de verano de la Clínica John Tracy

Cande Jovanovics y Carolina Nucci

Nuestra Experiencia:
Cursos de verano de la Clínica John Tracy
Integración núm. 32
15 de octubre de 2003
Por: Carolina Nucci, Cande, Camila y Hugo Jovanovics
Tucumán - Argentina

La John Tracy Clinic (JTC) es desde hace muchos años punto de referencia respecto a la estimulación precoz de los niños sordos y de la implicación familiar en su rehabilitación auditiva. Sus cursos gratuitos, por correspondencia, han ayudado a muchísimos padres en nuestro país. Actualmente dispone de cursos presenciales de verano, en español. Agradecemos a una de nuestras lectoras, Carolina Nucci de Tucumán, Argentina, la crónica que nos ha enviado sobre dichos cursos.

Con Candelaria, iniciamos la lecciones de curso para bebés por correspondencia con la JTC en Mayo de 2001. Cande ya estaba implantada y padres de otros países, en un chat por internet, nos informaron de la Clínica. Padres de todo el mundo se conectan con la JTC desde que se enteran que sus hijos son sordos y muchas veces son diagnosticados en la clínica. Nosotros nos pusimos en contacto con ella, en su página www.jtc.org, y a los pocos días teníamos en casa, lecciones que nos enseñaban a trabajar con las cosas de todos los días, ideas para desarrollar el lenguaje, la atención, la discriminación y gratuitamente.

Así es que ingresamos en el curso de bebés hasta de 22 meses, que contiene 12 lecciones, videos y artículos. Esas lecciones hay que contestarlas, comentando los avances si los hubiere, las dudas y las consultas, las cuales son todas respondidas por la Clínica con rapidez. A medida que uno va respondiendo una lección, va llegando a casa la próxima lección, por correo convencional y sin costo de envío. Es así que terminamos nuestro curso para bebés e iniciamos el curso de preescolar que también contiene 10 lecciones y videos.

En el mes de Marzo de 2002 recibimos una invitación para participar de la selección de 12 niños sordos de toda América Latina, para asistir a las sesiones de verano de habla hispana que por segundo año consecutivo brinda de manera gratuita la JTC. Completamos esa solicitud, donde se incluyen muchos datos relacionados a la audición, desarrollo y crecimiento del niño y su relación familiar y quedamos a la espera de una respuesta.

En Mayo nos respondieron que aprobamos para participar del curso y nos pusimos muy pero muy contentos. Es así, cuando iniciamos los trámites para viajar y solicitamos ayuda para hacerlo.

Gracias a la línea aérea Southern Winds, que nos regaló los vuelos ida y vuelta de Buenos Aires a Miami y a Tarjeta Naranja que nos emitió la tarjeta internacional y nos gestionó de manera gratuita la cobertura médica de Visa, es que nosotros empezamos a soñar con que el viaje podía hacerse realidad.

La Empresa de implantes Medel colaboró con los repuestos necesarios para no pasar contratiempos estando tan lejos de casa, mi hermana Josefina nos ayudó con los vuelos aéreos de Miami a Los Ángeles y toda la familia y amigos colaboraron para que pudiéramos realizar este sueño.

En medio de todos los preparativos nos enteramos que un nuevo bebé vendría al mundo. Un día antes de viajar la ecografía nos hizo emocionar, no sería un bebé sino dos!!!

Y así, con Candelaria, Camila que quedaría en Buenos Aires pasando unas vacaciones con su tía Josefina, y mis dos bebés emprendimos el largo pero gratificante viaje a la JTC de Los Angeles, California, (E.E.U.U.).

Vivimos en Tucumán a 1200 Km de Buenos Aires, luego realizamos 9 horas de Buenos Aires a Miami y más tarde 5 horas de vuelo de Miami a Los Angeles. Llegamos el día 27 de Julio, día del inicio de las sesiones de Verano.

Nos hospedamos en los departamentos Annemberg, vecinos a la clínica.

La sesión de verano dio comienzo y nos conocimos con padres de toda América Latina. Padres que en algún momento vivieron nuestras mismas angustias y necesidades en otros lugares y momentos. Parecía que nos conocíamos de toda la vida, que en algún momento habíamos estado juntos y no tardamos nada en hacer un grupo de amigos que disfrutamos charlas, sesiones de terapia, aprendizajes, paseos, etc.

Todos los días ingresabamos a las 9 de la mañana, y compartíamos niños, padres y maestros una hora en la sala del jardín jugando con nuestro niños. La sala es muy cómoda, con baño para los niños, todo tipo de juego didácticos, disfraces, libros, etc. Luego cantábamos, nos saludábamos en ronda y nos despedíamos de nuestro hijos en el arenero. Ellos quedaban con Karen Heiser y Fernanda Hinojosa, las maestras de grupo, acompañadas por Bessy Ruiz, Norma Fernandez, Natalia Ruiz y Esperanza Aramburu como apoyo educativo.

A las 10 empezaban nuestras clases que estuvieron muy provechosas. Abarcaban una gama muy grande de temas a tratar: audiología, lenguaje, integración escolar, desarrollo, terapia, lectoescritura, alfabetización, etc. En las mismas, padres y docentes, intercambiabamos dudas y experiencias que enriquecieron las mismas. La JTC hace énfasis en la educación de los padres del niño sordo, como la base para ayudar al niño con impedimento auditivo.

Todos los días los niños tenían 1 hora de terapia individual con la terapista del habla. Todas las actividades de los niños podían se observadas por los padres, sin interferir en las clases o en la terapia, a través de vidrios espejados. Candelaria tenía sesiones de terapia con Adriana Mendoza con la que tuvo una muy buena y gratificante relación.

Se concretaron 2 citas con la audióloga Kathleen Sutherland y su asistente Luis Aguirre, y se les realizaron 2 o más audiométrías a los niños según fuese necesario.

Cande respondió muy bien a las audiometrías y tenía respuesta desde los 20 dB.

Los padres y niños que participaron fueron: Susie y Quiqui y sus hijos Carlota y Quiqui (ambos hipoacúsicos) de México, Alejandra y su hija Frida, las acompañó la abuela Ángeles, de México, Beatriz y Arnaldo y sus hijos Ale (hipoacúsico) y Carlos de República Dominicana, Rosa Ana y René y su hija Anita de Ecuador, Adela y sus hijos Alex y Ana Pau (ambos hipoacúsicos), los acompañó su Tía Malú de México, Fernando y Claudia y sus hijos Dani (hipoacúsico) y David de Colombia. Selvin y Dharma y sus hijos Omar (hipoacúsico) y Selvín de Guatemala, Lourdes y su hijo Fernando de México, y nosotras de Argentina.

Conjuntamente con los cursos para padres y para niños sordos se realizaron las sesiones para hermanitos de niños hipoacúsicos, donde podían participar niños de 6 a 12 años. Compartieron muchas experiencias y la pasaron realmente muy bien en compañía de la Lic.Silvina Monge y la Lic. Rosi García.

Tuvimos charlas de terapia individual con la Lic. Rosi García que particularmente me ayudó mucho, en un momento que estaba lejos de casa, sin mi marido Hugo y mi hija Camila y con dos varoncitos en la panza!!!

La gente de la Clínica es muy cordial y atenta. La Coordinación del Programa Latinoamericano está en manos de la comprometida y atenta Lilian Flores y la coordinación del programa de verano la realiza de manera impecable Elvia Alaniz.

La JTC apoya la opción de comunicación auditivo-oral, haciendo énfasis en las similitudes que existe entre la comunicación AV(Auditivo Verbal) y AO(Auditivo Oral): identificación y diagnóstico temprano, uso temprano y adecuado de auxiliares auditivos, implante coclear o los dos, terapia diagnóstica, estrecha relación y participación familiar, integración de la audición, lenguaje y habla espontánea como parte de la personalidad del niño. Recordemos que la terapia AV no enseña lectura labio facial de forma especial.

Otro tema muy importante tratado fue la importancia de inculcar la lectura a los niños desde pequeños -¿cómo hacerlo?
-desarrollar el gusto por la lectura.
-estimular la percepción visual y auditiva.
-construir una base sólida de lenguaje oral.
-estar pendiente de su nivel de lectura.

Actividades que fomentan la lectura: hablar durante las rutinas diarias, llevar a su hijo a distintos lugares como el zoológico, la librería, cantar, sentar a su hijo para hacer el listado para el supermercado, ofrecerle material para escribir, asistir a horas de cuentos, al cocinar leerles las recetas, hacer libros de experiencias con fotos de tu hijo y sobre todo poner a tu hijo en contacto con los libros, leerles y que nos vean leer, aprenderán con nuestro ejemplo.

Nuestra estadía en la JTC fue emocionante. Cande y yo aprendimos muchas cosas, disfrutamos momentos muy especiales. Vimos que lo que se está haciendo en nuestro país, Argentina, en cuanto a parte médica, rehabilitación y legal, en relación a la discapacidad está muy bien posicionado y estamos caminado en relación a los adelantos.

Ahora podemos transmitir nuestra experiencia a otros padres que lo necesiten.

Queridos AICE e Integración, muchas gracias por hacer que esta experiencia se conozca en todo el mundo, los queremos mucho.


Descripción Cursos de verano de la Clínica John Tracy


Programa para padres
 
Todas las clases y reuniones para padres se llevan a cabo en español.
¡Los padres son los principales estudiantes en esta sesión de verano! Aprenden a ayudar a mejorar las habilidades auditivo-verbales de sus hijos y a participar diariamente en las clases preescolares para practicar diferentes técnicas. Durante el día, a través de espejos unidireccionales, los padres observan a su niño en la clase y las lecciones del habla y el lenguaje. Los padres asisten a conferencias, demostraciones y paneles para obtener orientación en sus roles de primeros maestros y principales defensores de sus hijos. Los grupos de apoyo se llevan a cabo para que los padres exploren sus emociones mientras descubren nueva información. Los profesionales ofrecen consultas individuales para ayudar a que las familias maximicen su aprendizaje y planeen para al regreso al hogar. Se alienta a los padres a que identifiquen objetivos individuales para asistir a la sesión.
Los objetivos generales para los padres incluyen: Entender la pérdida auditiva y el desarrollo del lenguaje, diseñar experiencias de aprendizaje auditivo-verbales, determinar estrategias para una amplificación apropiada, hablar sobre decisiones para la educación de su niño, encontrarse y compartir con familias de todo el mundo.

Preescolar

Los niños de 2 1/2 – 5 años sordos o hipoacúsicos participan en un programa preescolar con enfoque auditivo-oral. Maestras capacitadas para trabajar con niños en la primera infancia quienes tienen pérdida auditiva diseñan grupos y actividades individuales para reforzar las habilidades de audición y el lenguaje hablado. Actividades típicas del aula incluyen juego libre, la hora del círculo, merienda, arte, lectura, juegos al aire libre y experiencias para aprender lenguaje. Los padres participan directamente en las experiencias diarias del aula para desarrollar sus propias habilidades de trabajo con sus hijos y para entender mejor el estilo de aprendizaje y las necesidades de sus niños. El salón de clase se convierte en un ambiente de aprendizaje compartido donde se aplican estrategias eficaces identificadas por el equipo de personal y los padres. Horario diario: de lunes a jueves 9:00 AM – 3:00 PM, viernes, 9:00 AM – al mediodía. El almuerzo y la siesta son parte del horario escolar.

Servicios Audiológicos

Las familias deben proveer resultados audiológicos recientes para ser aceptados en la sesión de verano. Los audiólogos pediátricos trabajan estrechamente con los padres, los educadores de preescolar y el personal del habla y el lenguaje para determinar cómo satisfacer mejor las necesidades del niño. Las familias pueden participar en las pruebas auditivas de su hijo, el análisis del dispositivo del equipo auditivo y la consejería psicológica para padres sobre pérdida auditiva.
Las pruebas auditivas pueden incluir audiometría de comportamiento, refuerzo visual y juego, conciencia y discriminación del habla, y documentación de las habilidades auditivas con y sin amplificación. Se incluye información sobre audífonos, dispositivos de audición asistida e implantes cocleares en las clases para padres. Los audiólogos ayudan a que los padres entiendan las habilidades auditivas de su niño y la resolución de problemas sobre cualquier inquietud relacionada con el dispositivo.

Evaluaciones del habla y el lenguaje

Los terapeutas del habla y el lenguaje orientan a los niños en las clases y sesiones individuales. Se han creado oportunidades de aprendizaje del lenguaje y utilización del habla en juegos y rutinas naturales. Se evalúan el lenguaje hablado y receptivo, la comunicación y las habilidades auditivas de cada niño. Los padres observan y participan en sesiones con su pequeño, hacen preguntas y comparten sus inquietudes en conferencias con maestros del habla y el lenguaje. Se les da sugerencias para estrategias que deben utilizar en el entorno hogareño y educacional del niño. El equipo de la Clínica trata de fomentar el éxito del niño y la familia.

Servicios de Consejería

Los consejeros psicológicos, psicólogos y terapeutas ocupacionales colaboran con los maestros y terapeutas del habla y el lenguaje. Los profesionales forman un equipo con la familia para proveer esperanza, orientación y aliento. Los padres se reúnen individualmente con especialistas de su equipo para hablar de las necesidades y el progreso de su niño. Todos trabajan juntos para determinar estrategias que fomenten el éxito del niño y la familia. La combinación de la educación de adultos y los servicios para el niño pueden ser una experiencia intensiva para los padres. Los grupos de apoyo han sido diseñados para ayudar a que las familias compartan y reconozcan sus emociones. Con el paso del tiempo, los demás padres se convierten en parte del sistema de apoyo y las familias establecen un vínculo afectivo.

Programa para hermanos

Todas las actividades se llevan a cabo en español. El programa para hermanos ha sido diseñado para los hermanos y hermanas en edad escolar y de menos de 12 años de edad. Los hermanos participan en drama, arte, y actividades acuáticas y al aire libre. Además, aprenden sobre el lenguaje hablado, la audición y los dispositivos auditivos a través de experiencias prácticas. Participan en un grupo de apoyo para hablar de los sentimientos con otras hermanas y hermanos de otros países. Descubren similaridades con otros hermanos, aprenden de sus compañeros y se hacen de nuevos amigos. Las sesiones del programa para hermanos se llevan a cabo en la Clínica John Tracy pero están completamente separadas de las clases de preescolar. Los hermanos comen el almuerzo diariamente con sus padres. El horario es de lunes a jueves de las 9 de la mañana al mediodía y de la 1 a las 3 de la tarde, y los viernes de las 9 de la mañana al mediodía.
Los objetivos para los hermanos incluyen: aprender sobre la pérdida auditiva, celebrar las habilidades individuales, reconocer los roles de los hermanos, hacerse de nuevos amigos y divertirse.
Las solicitudes de inscripción y las respuestas a preguntas generales pueden obtenerse por correo electrónico pals@jtc.org o llamando al 1(213) 748- 5481. Para hacer preguntas específicas sobre los requisitos para poder aplicar a la sesión de verano, por favor comuníquese con Elvia Alaniz, Coordinadora del Programa de Verano, ealaniz@jtc.org.
Lea una descripción personal de la experiencia de un padre.
Descargue un folleto de la Sesión de Verano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario