miércoles, 14 de mayo de 2014

0552. “Los audífonos de color naranja” Experiencia vivida por: Florencia Soledad Montoto Smayenka




“Los audífonos de color naranja”
Experiencia vivida por: 
Florencia Soledad Montoto Smayenka
Argentina, 12 de mayo de 2014

Durante las prácticas de ayer, para audio infantil, me tocó presenciar una selección de audífonos. Me percaté que estaba ante un niño que no se comunicaba oralmente…nos miramos unos instantes y no tardé en establecer un diálogo, en Lengua de Señas Argentina, ante la atenta mirada de los otros. Así nos conocimos, Samuel y yo. Su cara cobró resplandor…brillaba de felicidad. No pude evitar (el niño lo quiso así) seguir su juego: me invitó a compartir la cabina donde le tomarían la ganancia de sus futuros audífonos….nos divertimos tanto en el condicionamiento de la prueba y me miraba con sus ojos brillosos cada vez que lograba escuchar los tonos, el festejo era mutuo. Nos contamos chistes y secretos, mientras su papá observaba, con orgullo, a los lejos.

Juntos, hemos podido entender cómo serían las pruebas de detección….sólo bastó con explicarle qué es lo que le harían para calmar su ansiedad y atraer su atención auditiva. Fue muy espontáneo. Samuel supo inmediatamente que esos serían sus nuevos audífonos…cuando la fonoaudióloga le ofreció la cartilla de colores para ultimar el detalle, quería las carcasas de color naranja pero su papá insistía en que el color azul o verde sería más adecuado. Le recordé a Samuel que era sólo su decisión y que no olvidara que el poder de elegir el color estaba en sus manos. Pensó unos instantes y tomó el coraje para decirnos que quería sus audífonos de color naranja -mientras su papá retrocedía unos pasos al notar que su niño era capaz de tomar decisiones propias-.

Samuel y yo nos despedimos con un eterno abrazo. A lo lejos, me decía que me buscaría en su próxima visita…no quise desilusionarlo y chocamos nuestras manos.

Ese pequeño acto cotidiano me hizo tomar conciencia de la importancia de los vínculos que se generan en esta profesión….vínculos forjados con una palabra, un gesto, una mirada…todo produce cambios. La fonoaudióloga que coordinó la evaluación de Samuel me dijo que este acto de felicidad se tenía que dar en ese día, por el Día del Fonoaudiólogo. Me fui con el alma llena y con las huellas que Samuel dejó en mí. Abrazo. Flor

No hay comentarios:

Publicar un comentario