viernes, 17 de octubre de 2014

0595. El bi-implante de Cecilia Auer - Argentina

 
 Bueno, les regalo unas fotitos, pre operatiro (foto 1) y post operatorio (foto 2). 
En la post operatorio (foto 2) se puede ver la potencia del imán del implante, se me pegaba igual a través de la venda y pude escuchar. Ojo, eso que se ve es la parte externa del implante, y es el primero, eh?... la parte externa del segundo me lo ponen dentro de 1 mes, primero tiene que cicatrizar todo lo que me pusieron adentro, y cuando esté todo ok, viene lo de afuera con el encendido.

Parte I
Segundo implante: check!
Por: Cecilia Auer
Argentina, agosto 30 de 2014

Y llegó nomás!. Al final pasa todo tan rápido!. Hace un mes me llamaron para decirme que ya estaba el implante, y que ya estaba la autorización para operarme. Fecha: martes 26 de agosto... con 3 días de diferencia que el primero, qué tal?.

Así que dos años después de la primera cirugía, acá estoy con dos implantes en la cabecita. La operación fue exitosa, estuve muy tranquila, la verdad que haber pasado por la primera experiencia ayudó un montón. Todo fue muy rápido, la gente de la Fundación Arauz otra vez 10 puntos, en el quirófano muy buena onda, el anestesista con su "menos mal que no tenemos tres orejas", el cirujano con su "hola, como estás?, estás tranquila?"... lo que hace la cercanía en un momento así, muy lindo!. Los enfermeros también, realmente es un equipo espectacular.

La cirugía duró 2 hs clavaditas, recuerdo perfectamente cuando me desperté en el quirófano, y que me llevaron a la habitación. Por suerte el tembleque de la anestesia general duró muy poco, y no tuve prácticamente nada de dolor, en ningún momento, una maravilla!. Cuando vinieron a verme todos decían que parecía que sólo tenía una venda en la cabeza. La verdad?... fue todo un chiste.

Me quedé en la clínica hasta el otro día a la mañana, sólo 24 hs en la clínica y a casa. Tomar ibuprofeno si hay dolor, un antibiótico a tomar durante 7 días y dormir, dormir y dormir. Fundamental el descanso. Nunca me dolió nada, pero para evitar malos momentos tomé ibu hasta el jueves a la noche. Ayer, viernes, me sacaron la venda, gotitas en el oído durante 6 días y para mi sorpresa: hacé vida normal. En la operación anterior todo fue mucho más cauteloso, no hacer esfuerzo, no succionar, no agacharse mirando para abajo, bañarse en bañera, y lavarse la cabeza en la bacha, jabón de pervinox, blabla. Pero ahora duchita normal, mantener la cabeza limpia, y eso es todo. De todas maneras, me lo tomo con mucha calma, de a poquito voy adquiriendo mi ritmo normal (aún no salí de casa que no sea por el médico).

Así que en 2 semanas me sacan los puntos, y a fines de septiembre es el encendido (gran momento gran). Como siempre me dijeron en el equipo, hay ir con expectativas bajas, este va a ser un largo proceso, al igual que el primero. De a poquito iremos subiendo el volúmen según cómo sienta mi cabeza (no es la idea aturdir).

Debo decir. La lucha del pedido del implante con la obra social la sentí larga, tediosa, agotadora, frustrante... pero... hoy parece que no fue nada. Gente... vale la pena, luchen que todo llega, no se dejen vencer, tarde o temprano sale. A mi me habían dicho que el pedido del segundo implante iba a demorar mucho más que el primero, pero con ambos tardamos lo mismo: 1 año. Es cuestión de insistir y no dejarse estar. Teniendo el certificado de discapacidad me cubrieron el 100% de los estudios, cirugía, y calibraciones próximas, al igual que el primer implante. Un lujo.



Y para terminar les cuento una anécdota

La semana anterior a la operación me fui de viaje. Una semanita a Bariloche a hacer snowboard, algo que soñaba hacer desde mis 16. Gracias Luli por ayudarme a cumplir este sueño!. Más, por enseñarme, mi profe exigente!, jajaja.

Bueno... este deporte es duro de aprender, sin golpes no se aprende. Moretones importantes, de caídas importantes... pero lo valen. Cuando le agarrás la onda es como un parque de diversiones, girar para acá, girar para allá, escuchar el shhhhhh de la tabla en la nieve, girar y ver abajo lagos, girar y ver arriba montaña nevada, es increíble. Ya lo estoy extrañando.

Entonces. La cosa iba bárbara, después de 3 días estaba aprendiendo a girar de un lado a otro... y ahí los golpes son un "poquito" más fuertes, más cuando aún no le cazás la onda y de golpe agarraste una velocidad antes de girar que ni te cuento... se siente, si, en el culito o en el hombro... se siente, jaja. Cuestión que en una empecé a girar y caí tan pero taaaan fuerte que voló mi hermoso gorrito...... volaron las antiparras..... y como estarán imaginando (o no)........ voló mi implante. Si, voló el implante. Buscamos como locas, yo revolviendo la nieve, Lula subiendo y bajando a ver si lo veía desde un lado u otro, dónde te caíste? acá? pero capaz rodó para abajo!. Qué momento. Al principio desbordé de lágrimas, sin poder creer que no me lo haya cubierto mejor, cómo no me lo ajusté con algo?, encima días atrás me acordaba de una amiga que me decía "yyyyy, te limita un poco el implante, para hacer deportes que a vos te gusta, no está bueno" y yo re piola "naaaaaah, al final puedo hacer cualquier cooooosa!". Después ya más tranquila pasé a pensar "bueno... no importa, me puedo comunicar igual, sé leer los labios, hoy puedo decir sin problemas que no escucho, compraré como sea el implante, y bueno, también me opero el otro, es un mes nada más de silencio, ya fue".

Pero no dejé de sacudir la nieve, ni Lula dejó de subir y bajar. Hasta 40 minutos después, que pasó uno esquiando e hizo volar otra vez el implante....... allá vaaaaaaaaaa!!!!!!!! jajajajaja, bien de película, lo vi en cámara lenta. Corrí a rescatarlo, lo desarmamos todo, lo secamos con papel, y así lo guardamos. Hasta que no llegamos a la cabaña no lo encendí, para que no haga cortos con la humedad. Y cuando decidí encenderlo... el tipo sin ningún caprichito, arrancó. Gracias. Gracias. Gracias. Gracias. Gracias. Gracias. Gracias. Gracias.

A partir de ese momento me convertí en Talibana. Me ponía primero los cuellos de trekking como la fotito de acá. Luego gorro y luego antiparras. Me caí un par de veces de la misma manera (revoleando gorro y antiparras), y rodando como la mejor, pero la talibana quedaba intacta. Recomiendo.




PD. Si, ya sé que está el casco también, pero ese es un temita. Tengo que encontrar uno que no moleste, porque después de 1 hora de apretarte la cabeza con el implante, se hace molesto... y doloroso, es como si mantuvieras apretado el pulgar en la cabeza todo el día. Pero bueno, es una búsqueda que hay que realizar con tiempo. Si el próximo año repito, esto es lo primero que compraré.

Contado esto, me despido. Hasta la próxima!.
Ce Auer


Parte II
Tranquila pero acelerada
Por: Cecilia Auer
Argentina, octubre 29 de 2014

El 23 del mes pasado fue el encendido, colgué un poco para dar las noticias.  Pero todo salió bien!!!, anda todo perfecto!.  Apenas me encendieron no lo sentí tan retumbe de cabeza como sentí con el primero. Supongo que sería por ya conocer la sensación.  Le dimos volumen pero no mucho, cuando salí a la calle no sentí mucha diferencia.  Cosa normal para el primer día, ya que no queremos explotar la cabeza (m).

Segundo día, miércoles 24, volví a subir un poco más, y si, subí bastante más, tanto que cuando llegué a casa escuchaba un montón de cosas, algunas no las reconocía y otras si, como mis pasos, el correr del agua, y las voces, aunque muy lejanas (siempre usando sólo el implante nuevo, no?). El resto de algunos sonidos sonaban casi iguales: molestos e imposibles de entender de qué eran, jaja, sonidos metálicos como muchos implantados decimos los primeros días.

Ese mismo día por la tarde empecé a sentirme muy cansada y me dolía un poco la cabeza, por lo que decidí "desconectar", y hacerme una siestita.  Después de 2 horas (je) de dormir, estaba como nueva, así que conecté oído izquierdo again.  Recordatorio: izquierdo recién implantado, el derecho ya lo tengo hace 2 años y moneditas.  Lo que me sorprendió mucho fue que ese mismo día comprobé el sonido estéreo... me di cuenta de dónde venía el sonido de la sacudida de Pasky, perruno... y del lado izquierdo, qué sorpresa!!. Cabe contar aquí que siempre me costó mucho (o no logré casi nunca) percibir de dónde venían los sonidos, no había estéreo, o surround como dice Lula.

Tercer día, jueves 25, no me levanté muy bien, me molestaba un poco la cabeza, pero fui otra vez a calibrar.  Le contaba a Pau que la sensación era especie estado alegre de alcohol, sin exagerar... me dice "la cabeza está de fiesta con los sonidos!" jaja.

Tocó la tercer calibración, esta vez subí apenas por lo del día anterior, más la sensación rara de medio mareo que mmmmm, se ponía molesto subir más.  Me fui a casa, almorcé temprano, seguí con un poco de dolor de cabeza, y a cada hora que pasaba me sentía cada vez peor, hasta que a las 18 chau, desconecté y me fui a siestar de nuevo.  El malestar no pasaba, el ibuprofeno no me estaba haciendo efecto, me sentía mareada y con náuseas, siendo que no había comido nada desde las 12.  A las 19 hs, a los vómitos, y todo líquido (perdón por tanto detalle).  Pucha, qué pasa?.  Así que llamé al cirujano para preguntarle si esto tenía que ver con el encendido ya que sabía que no era mal de panza (por lo líquido).  Me dijo que me quedara tranquila, que lo fuera a ver al día siguiente, y que no me pusiera el implante nuevo hasta verlo a él.

Cuarto día, viernes 26, visita al cirujano.  Me explicó que tenemos un huesito muuuuuy finito al lado de la cóclea y no sé que otro ¿órgano? ¿nervio?. Este huesito tan finito es el ¿encargado? del tema del equilibrio (va con signos de interrogación porque quizás la pifio en algo).  Y al estimularlo demasiado y de golpe, siendo que mi oído no está acostumbrado a semejante cosa, provocó el mareo, las náuseas y los vómitos.  Miralo vos!, y yo que estaba re canchera con que aaaaah, estos sonidos son normales, no siento que me retumbe la cabeza, vos subí el volumen, subiiiiiii.  Ay, ay, y eso que yo pensaba que no estaba ansiosa, jajaja.  Y después me di cuenta que era la misma sensación de cuando te mareás en el colectivo, auto, y otro lugar donde te marees... y qué te provoca? náuseas.

Bueno, así que me recomendó que siguiera usando el implante, ya que el oído y cabeza tienen que adaptarse.  Que lo use al volumen mínimo, y adentro de casa o donde no haya tanto bullicio, así no me aturde.  Los días siguientes hice todo al pie de la letra, el finde tranqui, decidí conectarme ese oído ya pasadas unas horitas de levantada, para no despertar todo al mismo tiempo (que se yo, pienso que funcionó, ja).  Seguía siendo molesto, pero con el pasar de las horas dejé de sentirme mal, ya no había dolor de cabeza ni mareos.

Martes 30 de nuevo a control, le comenté a la fonoaudióloga lo que me pasó, y lo mejor fue bajar al menos 3 puntos de los tonos.  Primera vez en todas las calibraciones que fui a que me bajaran el volumen, bu.  Pero a partir de ahí pude usar en volumen máximo sin tener feas consecuencias.

Así que futuros implantados, no dejen que la ansiedad los pase por arriba!, vayan despacito!, si les duele la cabeza, apenas un poquito, descansen y/o bajen el volumen!.

Bueno, otra cosa que me pasó en los primeros días.  Se acuerdan de los doce tonos?, tipo piano, que es lo que se va subiendo en la calibración?... por si no recuerdan, o no fueron tan para atrás, les dejo un link donde lo explico cuando me conecté el primero: Click Acá!.

Una vez dicho esto, paso a contar.  Los últimos 4 o 5 tonos (los agudos), casi no los escuchaba, por más que estuvieran a la misma altura que el resto.  Me dijo la fonoaudióloga que quizás es porque mi cabeza no sabe como procesarlo, porque con el uso del audífono no llegaba a recibir el sonido tan agudo.  Así que lo dejamos igual que el resto, para no joder al cerebrito, que va de a poco.

Y ahora puedo notar la diferencia de aquél 30 del mes pasado a hoy, como que registro más sonidos que esos días... el cerebro empezó a registrarlos y "transformarlos" solito, no es increíble? que no te llegue el sonido, y que el cerebro diga "ok, esto es sonido, mandá la información", wow!.  A mi me resulta asombroso, qué máquina esta cabeza!, el cuerpo humano!, todos los cuerpos, en realidad, los de los animalitos, y el cómo los mamíferos por intuición saben cómo tienen que comer, y bueno, el ciclo de la vida también es wow, ok, me fui de mambo.

Volviendo.  El sábado pasado me pasó otra cosa nueva, es decir, cosa que no experimenté con el primero.  Me desperté, y de repente me zumbó el oído súper fuerte, como sirena de bombero cerca, si, tanto que llegó a asustarme porque nunca había sentido un zumbido así, grave, uooooooooo.  A los segundos empezó a bajar intensidad, y pasó a ser más agudo, piiiiiiiii, hasta desaparecer.  Qué onda??.  Al rato de nuevo lo mismo, pero con menos intensidad.  Así que otra vez le escribí al cirujano, qué pasaaaaaa? jajaja.  Primero que nada me puso "tranquila, no pasa nada", luego me preguntó si por casualidad hice mucho ejercicio físico.  Y bueno, había estado toda la semana dando masajes en un evento, 7 hs por día... cosa atípica, que hago 2 veces por año.  Claaaaro.  Me pone que la contractura de cervicales nos puede provocar eso. Miéeeeercoles. Que frene un poco.  Así que todo el finde descansando otra vez, elongando y masajeándome el cuello, sólo me zumbó un par de veces más, y el lunes ya no volvió.

Al final!. Con el primer implante estaba tan alerta y cuidadosa, al desconocer las sensaciones estaba mucho más precavida.  Traaaanqui, cada pasiiiiiiiito.  Ahora claro, súper "relajada" la tipa, y no se da cuenta que se pasa de mambo, mi oído y cabeza dirán "vieja, pará un poco que estoy trabajando, aflojá".  He pasado por un ratito de angustia cuando fue lo de los mareos, porque me decía "cómo puede ser que algo que quiera tanto, me haga mal, ahora?", igual duró poco.  Cuando fue lo del zumbido fue más bien "y daaaaaale con hacerte la canchera", jajaja.

Pero bueno, después de estas cosas, debo decir que hoy estoy re contenta, las últimas 2 semanas me viene pasando que si me quedo sin batería con el implante de nuevo, ya molesta, o sea... lo necesito, y si no está, me falta y bastante, me disgusta estar sin él.  Qué cosa, eh?, se hace querer, jaja.  Lindo, lindo.

En unas horas tengo otra calibración, de ambos oídos, veremos qué hacemos.  Espero poder contarles pronto. Hasta la próxima!.
Ce Auer

No hay comentarios:

Publicar un comentario