viernes, 12 de diciembre de 2014

0607. Práctica guía para reparar celulares mojados y que nos puede servir para salvar la parte externa de nuestro implante coclear en caso de mojarse por accidente...




Práctica guía para reparar celulares mojados 
y que nos puede servir para salvar la parte externa de nuestro implante coclear en caso de mojarse por accidente...

En la actualidad, más del 80% de la población tiene teléfonos celulares que llevan consigo para todos lados y en todo momento. A pesar de ser súper tecnológicos, prácticos y útiles, los celulares, al igual que la mayoría de los dispositivos electrónicos, tienen la desventaja de ser enemigos del agua. De hecho, cualquier sustancia líquida que ingrese en nuestro teléfono pude dañarlo a tal punto de no poder repararlo nunca más.
 
Cerca del 30% de los usuarios daña sus teléfonos derramando tragos sobre ellos y, cada año, más de 850.000 celulares se pierden en el fondo del inodoro. Sin embargo, que tu teléfono se haya mojado o haya decidido nadar un rato no significa que no existe forma de repararlo. Con esta simple guía de cosas que debes y no debes hacer tienes muchas posibilidades de salvar tu teléfono.

 
Lo primero que debes hacer es apagar el teléfono (si es que aún funciona). No intentes prenderlo para ver si funciona, ya que el agua puede generar un corto circuito y dañar partes vitales del aparato. Siempre es mejor secarlo, como se indica en los siguientes pasos, e intentar prenderlo una vez que sea seguro.
Otra de las recomendaciones es no sacudir demasiado el teléfono ya que, si hay agua o líquido en el interior, el movimiento podría hacer que el agua se traslade a las partes que no han sido afectadas. Sé que en estos casos es difícil no entrar en pánico, pero si mantenemos la calma y actuamos de forma racional, tendremos más posibilidades de salvar nuestro teléfono.
Coloca el teléfono sobre una toalla o un papel absorbente. Ahora, utilizando una toalla, seca la parte externa del teléfono lo mejor que puedas y con mucho cuidado para evitar que el líquido se mueva hacia otras partes.
Una vez que hayas secado la parte externa, remueve la carcasa, la batería y la tarjeta SIM. Seca las partes utilizando una toalla al igual que en el paso anterior.

Antes de continuar con los siguientes pasos para secar y reparar tu teléfono, quiero mencionar algunas de las peores formas de hacerlo que podrían terminar destruyendo tu teléfono. Nunca utilices estos métodos a la hora de secar el celular: secarlo con secador de cabello, ponerlo en el microondas, o colocarlo sobre el horno o la estufa.

Ahora llegamos al método más apropiado para secar el teléfono, basado en algo más simple de lo que pensabas: el increíble poder absorbente del arroz. Coloca tu teléfono, sin carcasa ni batería, en un recipiente grande lleno de arroz de manera que el aparato quede completamente cubierto. 

 
El tiempo durante el cual el teléfono debe permanecer en el recipiente depende de cuan grave sea su situación. Aunque lo mejor es dejarlo durante toda la noche, para los casos menos graves bastan con 6 horas. Una vez que haya transcurrido el tiempo necesario, retira tu teléfono, límpialo con un cepillo de cerdas suaves y vuelve a colocar todas las partes. Este es el momento en el que debes intentar encenderlo. 

A pesar de que este método no es efectivo en todos los casos, debido a que el teléfono puede estar muy mojado o haber permanecido en el agua por mucho tiempo, sigue siendo el más adecuado. Una vez que hayas prendido el teléfono, asegúrate de quitar la carcasa de vez en cuando para asegurarte que ninguna de las partes se esté corrompiendo. Si el teléfono sigue sin funcionar te recomendamos acudir a un técnico que pueda reemplazar las partes dañadas. 

¡Buena suerte!

http://www.todo-mail.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario