sábado, 11 de abril de 2015

0630. Escuchar vs entender

 

Escuchar vs entender

Para escuchar palabras se requiere de entendimiento, para escuchar los sonidos, no.

El entendimiento es una parte fundamental para el oyente, sin él, pues los sonidos carecerían de resonancia o serían todos simétricos.

Escuchar la voz aguda de una madre o la gravedad sinfónica de un padre ya es algo natural en el ser humano que percibe y reconoce instantaneamente la resonancia de sus progenitores.

Recuerdo cuando me puse mi primer audifono hace 25 años mas o menos, los ruidos aumentaron considerablemente mi acústica, pero no entendía nada, era un ruido sin ton ni son, al menos ya no escuchaba como cuando fuí implantado, menos como cuando era oyente.

Me podía hablar mi amigo, un allegado o hasta me ladraba mi perro, pero para mi, el sonido era de un mismo calibre, de una misma fuente.

Comparto esto con ustedes porque tenemos que aprender a diferenciar entre escuchar y oir.

Todos los oyentes escuchan pero no todos entienden u oyen.

Entender es comprender bien lo que se escucha, atender lo que esta transmitiendo ese sonido, separar acústicas, diferenciar la gravedad de la misma, estilos, melodías.

¿Que pasa cuando te prenden por primera vez el procesador externo?. Se escucha el ruido, mas no se comprende aún. La alegria de escuchar ese mismo ruido es lo que hace que derramemos lágrimas de felicidad o de incertidumbre para algunos, ya que no saben si escucharás siempre ruidos solamente.

Yo les quiero decir a todas aquellas personas candidatas o que están esperando les prendan el IC por primera vez, que si bien es cierto no van a entender "al instante las palabras", la mente humana es sorprendente y evolucionará el sentido de la audición conforme se use el mismo. De la práctica dependerá el éxito de entender bien las terminaciones y o palabras completas.

La coclea o cochlea
La cóclea, antiguamente llamada caracol, es la parte "auditiva" del oído interno, que se encuentra en el hueso temporal. Su nombre (que proviene del término griego que significa "concha") se debe al arrollamiento en espiral de esta estructura, que se produce durante el desarrollo.

La cóclea se comunica con el oído medio por dos orificios cerrados por membranas: la ventana oval (), que limita la base de la rampa vestibular y sobre la que se adosa el estribo en el oído medio y la ventana redonda que cierra la base de la rampa timpánica y que sirve como sistema de descompresión.

En nuestro sistema auditivo interno, se encuentran varios elementos indispensables para el entendimiento o comprensión, tenemos el tímpano y los huesecillos que conforman el sistema "ocicular" de nuestro oído interno, (Martillo,Yunque y Estribo) al final de todo esto está este órgano llamado "Caracol" o "cochlea" en inglés. De este organo depende mucho la comprensión de los sonidos, ya que al recibirlos, los procesa, separa y envía al nervio auditivo, otro órgano, tal vez el mas importante de nuestros sensores.

Escuchar no es entender, eso está claro. En una persona implantada este concepto es determinante a la hora de prender por primera vez el procesador de palabra.

No se desesperen, ya sabemos que nuestro cerebro puede codificar miles de millones de sonidos provenientes de cualquier receptor.

El tiempo y las ganas sobre todo, serán las claves para el éxito de un implantado que podrá luego, entender lo que se escucha.
Un abrazo

Mauricio Rivasplata Esparza
Implante Coclear Perú
Director y Presidente AICPE-IC

No hay comentarios:

Publicar un comentario