lunes, 27 de abril de 2015

0634. El Poder del Oído





El poder del Oído
Recopilado por: Esteban Montenegro- Costa Rica
26 de abril, 2015

Los seres humanos desconocemos la funcionalidad y curiosidad de este organismo; en muchas ocasiones ni siquiera sabemos identificar que ciertos órganos de nuestro cuerpo influyen enormemente en otras actividades que te podrían parecer absurdas; este es el caso del oído.

1. La forma de la oreja tiene su razón de ser
Oído externo: ¿cuántas veces te preguntaste por qué las orejas tienen esa forma tan singular? Pues resulta que dicha forma ayuda a que las ondas sonoras del ambiente que nos rodea sean captadas y conducidas hacia el tímpano.


 2. Un órgano pequeño pero complejo

El oído, a pesar de su pequeño tamaño, es un órgano muy complejo que se divide en tres partes: oído externo, oído medio y oído interno. Cada una de ellas se compone de pequeñas piezas que funcionan como un todo en un articulado sistema.


3. Su estructura

Presentan tres huesos nominales. Son pequeños huesos que si se unen entre sí corresponden al tamaño de una moneda pequeña; el hueso más pequeño del cuerpo humano es el estribo y se encuentra en el oído. El área interna del oído es del tamaño de la goma para borrar que traen los lápices, y nada más allí se encuentran más de 20 mil cabellos, que son los que protegen cuando escuchamos sonidos diferentes y que sirven para proteger la región.


4. Funciones distintas de los oídos

Algunos especialistas creen que los seres humanos procesamos los sonidos de distinta manera. Por ejemplo: el oído izquierdo percibe mejor la música, mientras que el oído derecho, es mejor para escuchar hablar a las personas.


5. El sonido es un impulso eléctrico

El oído interno es donde comienza la magia. Las ondas sonoras se transforman en impulsos eléctricos. La cóclea o caracol está llena de un líquido que las ondas sonoras mueven y cuyo movimiento es capturado por las células sensorial es que transforman esta vibración en un impulso nervioso que envían al cerebro.


6. Es el centro de nuestro equilibrio

El oído equilibra nuestro cuerpo. En el oído interno se encuentran unos canales semicirculares y el vestíbulo, que son los encargados de mantenernos derechos.Estos canales poseen células que detectan cada cambio de posición de la cabeza e informan al cerebro, el cual responde enviando órdenes a los músculos para mantenernos en equilibrio en cada movimiento.


7. El hueso más duro protege al oído interno

El oído interno se encuentra en el interior del hueso temporal, el hueso más duro del cuerpo humano.


8. Te ayuda a saborear los alimentos

Una de las funciones de los oídos es transmitir las señales cerebrales del sabor, y esto es posible gracias al nervio conocido como cuerda de tímpano. Este nervio pasa por encima de la región central del oído, permitiendo la conexión entre la lengua y el cerebro. Por tal razón, el oído podría potencialmente afectar nuestra forma de sentir el sabor de los alimentos que comemos. Enfermedades o lesiones en el oído definitivamente podrían alterar el sabor.


9. Trabaja sin descanso

Cuando duermes, tus oídos siguen detectando todos los ruidos ambientales. La diferencia es que tu cerebro desliga la mayoría de los receptores de sonidos para que puedas dormir tranquilo y despertar sólo para escuchar ruidos que sean bastante fuertes.


10. ¿Cómo limpiar los oídos?

La verdad es que no es necesario, y tampoco deberías usar copitos de algodón, los oídos son inteligentes y se limpian por sí mismos. Es por eso que los oídos tienen esa gran cantidad pelitos ahí: para expulsar la cera que produce el mismo oído.


11. Destapar los oídos

La sensación que tenemos al destaponar los oídos se debe a que la trompa de Eustaquio equilibra la presión del aire en el oído medio.


12. Los niños sufren más del oído

Las dolorosas y molestas infecciones del oído son más comunes en los niños, ya que sus sistemas inmunes aún están en desarrollo.


13. La música a alto volumen daña los oídos

Si el oído se expone a fuertes vibraciones de forma reiterada a lo largo del tiempo, las células sensoriales y las fibras nerviosas pueden resultar dañadas, y, si no se pueden curar o reemplazar, esto llevará a una pérdida auditiva permanente.


14. Las orejas nunca dejarán de crecer

Si observas las orejas de tus abuelos, notarás con facilidad que son más grandes que las dela gente joven. Esto se debe a que, a diferencia de los ojos que siempre son del mismo tamaño, la nariz y las orejas nunca dejan de crecer.


15. ¿Escuchamos el mar?

Cuando nos ponemos el caparazón de un caracol marino en el oído, el sonido que escuchamos es el mismo sonido ambiente, sólo que al entrar en la caracola cambia sus frecuencias por la forma del caparazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario