jueves, 5 de noviembre de 2015

0662. Nuevas tecnologías capaces de medir con precisión el oído interno podrían transformar la cirugía de implante coclear, reducir los costes sanitarios y mejorar la calidad de vida de millones de personas con problemas de audición

Tecnologías computacionales para operar el oído 

Nuevas tecnologías capaces de medir con precisión el oído interno podrían transformar la cirugía de implante coclear, reducir los costes sanitarios y mejorar la calidad de vida de millones de personas con problemas de audición.

El proyecto financiado por la Unión Europea HEAR-EU, de tres años de duración y completado a finales de agosto de 2015, ha sido el primero en lograr tecnología de imagen y software de planificación quirúrgica de vanguardia que aumentarán la probabilidad de éxito de la cirugía de implante coclear.

El innovador prototipo de microescáner TC de alta energía del proyecto ya está en funcionamiento y se espera que pronto pueda comercializarse. Las imágenes que ofrece este escáner, de mayor calidad, permitirán combinar modelos cocleares de alta resolución que muestren el rango de variación de los pacientes con imágenes clínicas estándar, de modo que permitirán a los profesionales médicos comprender mejor las necesidades de cada paciente. De este modo podrán elegir el mejor modelo de implante, y su posición idónea, para la anatomía específica del paciente.

También se desarrollaron herramientas computacionales nuevas con las que los cirujanos tendrán más sencillo realizar trayectorias de perforación seguras hasta la cóclea y una serie de parámetros diseñados para evaluar la probabilidad de provocar traumatismos.

«HEAR-EU ayudará a definir y diseñar una generación nueva de implantes cocleares (IC) de rendimiento funcional óptimo», afirmó el profesor Miguel A. González Ballester, del ICREA y de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. «Esto mejorará considerablemente la calidad de vida de los pacientes al envejecer y también las perspectivas vitales de niños muy pequeños, al posibilitar un IC más eficaz a edades muy tempranas».

Esta innovación también podría ahorrar costes sanitarios en Europa al reducir los periodos de hospitalización e intervención quirúrgica necesarios en la cirugía de IC. «Esto se logrará gracias a la disponibilidad de estas nuevas herramientas informáticas de planificación quirúrgica y de diagnóstico», añadió González Ballester. «HEAR-EU también refuerza la posición de la industria europea en la UE y el resto del mundo en el sector de los productos y servicios relacionados con las tecnologías médicas. Además, debido a la complejidad de la intervención quirúrgica, las nuevas tecnologías, como la planificación asistida por ordenador, podrían resultar enormemente útiles para formar a cirujanos jóvenes».

Los implantes cocleares tienen como objetivo superar la pérdida de audición mediante la estimulación eléctrica directa de las células del ganglio espiral en la cóclea del oído interno. El progreso tecnológico en este ámbito ha conducido al desarrollo de dispositivos implantables en el oído interno que producen un beneficio demostrado en pacientes que sufren de pérdida auditiva de moderada a severa.

«Pero la cirugía necesaria para el implante es muy compleja», señaló González Ballester. «Es preciso contar con gran pericia clínica para acceder con eficacia al sitio quirúrgico —la cóclea—, ubicar estructuras cercanas críticas (como los nervios faciales) y optimizar la posición del dispositivo implantable (la matriz de electrodos) en el interior de la cóclea».

Los pacientes también presentan una diversidad extrema de rasgos, lo que hace que la labor de ajuste a cada persona sea enormemente difícil. La longitud del conducto coclear, por ejemplo, puede ser de entre veinticinco y treinta y cinco milímetros. Resulta fundamental, por tanto, que se tenga en cuenta la variabilidad anatómica durante el proceso de planificación quirúrgica y también en la fase de diseño de los implantes.

«En conjunto, el proyecto ha generado avances muy importantes en términos teóricos y prácticos», manifestó González Ballester. «El consorcio está orgulloso de haber alcanzado todos los objetivos del proyecto. Se espera mejorar considerablemente la eficacia de los implantes cocleares, incluso en las condiciones de audición más complicadas».

Los resultados del proyecto servirán para planificar las intervenciones y optimizar el diseño de las futuras generaciones de matrices de electrodos para IC de manera que tengan en cuenta todas las necesidades de cada paciente. 
Fuente: Basado en una entrevista al coordinador del proyecto HEAR-EU.
Artículo original:
http://cordis.europa.eu/news/rcn/124222_es.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario