martes, 12 de enero de 2016

0680. ¿Eres nuevo usuario de audífonos?... Entrena a tus oídos


¿Eres nuevo usuario de audífonos? 
Entrena a tus oídos 
17 nov 2015
No siempre es fácil, ¡pero se consigue!

Cada persona es única. Cada uno de nosotros nos adaptamos de forma diferente a las nuevas situaciones, aunque empezar algo nuevo no suele ser fácil, por lo general. Igual ocurre cuando empezamos a usar audífonos, y más aún cuando hemos esperado para dar el paso, quizás un poco más de lo recomendable. La multitud de nuevos sonidos ya olvidados y que se recuperan con los audífonos, son una experiencia agotadora para nuestro cerebro.

Como casi todo en esta vida, necesitamos un tiempo para acostumbrarnos a los nuevos audífonos. Una actitud positiva y determinación para querer oír y comprender mejor, son cruciales para conseguir el éxito. No es recomendable exponerse a una situación extrema de inmediato, por ejemplo acudir a un concierto, al teatro o al fútbol. Ha de ser paciente ya que es necesario adquirir experiencia en primer lugar.

Día a día disfrutará más de la vida. Puede que al principio necesite usar sus audífonos sólo por unas pocas horas, incrementando ese tiempo gradualmente.

"La distancia entre el querer y el poder se acorta con el entrenamiento"

Aquí les dejamos unos ejercicios recomendados por Phonak, que le ayudarán en los primeros días del proceso de primera adaptación.

Como hemos dicho anteriormente, cada individuo tiene sus peculiaridades y su ritmo para adaptarse a nuevas situaciones. Hay para quien el hecho de empezar a usar audífonos es 'coser y cantar'. Sin embargo, lo normal es que necesitemos un tiempo de entre tres a cuatro semanas, (y que coincide con el periodo de prueba de sus audífonos), para acostumbrarnos a ellos.

Primer ejercicio: Escuchar su propia voz y los suaves sonidos cotidianos

El primer día comience por leer algo en voz alta. Su propia voz puede sonarle extraña al principio, aunque esta sensación desaparecerá después de un corto período de tiempo. Escuche los sonidos de sus propios pasos y su respiración.

Deliberadamente realice ruidos suaves, como pasar las hojas de un libro, accionar el interruptor de la luz, haga tintinear sus llaves, etc. Anote todos los sonidos que puede escuchar en casa. Un sonido que suele despertar curiosidad al volver a percibirse es el de la nevera o el aire acondicionado. Describa estos sonidos con adjetivos (por ejemplo, claro, opaco, metálico, con eco ...) y califíquelos (familiar, agradable, extraño, divertido, ...). Estas anotaciones serán de suma importancia para su audioprotesista, ya que le guiarán en los pequeños ajustes a realizar en la siguiente visita.

Leer en voz alta nos ayuda a acostumbrarnos a nuestra propia voz.

Segundo ejercicio: Siga una conversación en un ambiente tranquilo

Este ejercicio deberá practicarlo al día siguiente, y sólo si ha superado satisfactoriamente el primer ejercicio. De lo contrario, deberá repetir el primero de nuevo.

Tenga una conversación con un amigo o familiar en un sitio tranquilo. Es necesario que no sea demasiado larga para evitar el agotamiento; tómese su tiempo y vaya a su ritmo. Haga, también, una breve llamada telefónica a un conocido.

Por último, vea un programa de televisión o escuche un programa de radio en un entorno tranquilo. Para estar más tranquilo, y si es amante de las nuevas tecnologías, puedo hacer esto último con su tablet o portatil, en una sala tranquila de la casa. 

Escuchar un programa de radio o televisión con su portatil en una sala tranquila es un buen ejercicio de entrenamiento auditivo.

Tercer ejercicio: Acostúmbrese a los sonidos más fuertes del entorno

Tenga en cuenta que se recomienda este ejercicio sólo después de haber completado los dos primeros con éxito. Si es necesario, repita los dos primeros hasta que se sienta confiado y seguro.

Tenga una conversación en un ambiente ruidoso. Puede encender la televisión de fondo o ir a un café bastante concurrido. La primera regla para una situación auditiva tan difícil es: ¡Sea paciente!, lo conseguirá, puede que tarde unos días o tal vez tardará unas semanas, pero lo conseguirá. Sólo tiene que seguir practicando.

¿Ha dominado ya este ejercicio? Aumentemos el reto y tenga una conversación con varios amigos en un entorno ruidoso.

Una conversación tranquila con ruido de fondo, es un buen ejercicio de audición en entorno dificil.

Cuarto ejercicio: Aprenda a tener una escucha selectiva; a enfocar su audición

Ahora ya es capaz de escuchar mejor con sus audífonos y puede comunicarse bien en situaciones difíciles. El siguiente paso es ser un oyente centrado y alerta.

En situaciones auditivas difíciles, incluso las personas sin pérdida auditiva tienen que hacer un esfuerzo para escuchar lo que necesitan oír, e ignorar el resto.

La práctica consiste en centrarse en los sonidos que desea escuchar, y hacer caso omiso al ruido no deseado o perjudicial. Trate de identificar sonidos desconocidos en entornos ruidosos, y haga el esfuerzo de ignorar ruidos sin importancia. Pronto será capaz de focalizar su atención en los sonidos importantes, discriminando el resto.

Esta función de focalizar la atención auditiva es lo que conocemos en audiología como Efecto cocktail party o atención selectiva. Necesitamos de una audición binaural para poder realizar esta función correctamente.

 
Las situaciones auditivas muy ruidosas son complicadas hasta para los normoyentes.

¡Viva con los cinco sentidos! 

Artículo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario