sábado, 16 de enero de 2016

0682. Cómo incluir en su práctica dental a pacientes hipoacúsicos




Cómo incluir en su práctica dental a pacientes hipoacúsicos
25 febrero, 2015
http://www.saludoc.com/practica_dental/

El tratamiento de un paciente puede ser difícil a veces, y se complica aún más cuando usted no puede entender lo que el paciente trata de decirle. Tratar pacientes hipoacúsicos es desafiante, ya que la mayoría de los odontólogos no entendemos el lenguaje de signos. Es por ello que es absolutamente crucial desarrollar un sistema de comunicación y adaptar su consultorio para brindar atención en éstos casos.

En primer lugar, debemos entender que estos pacientes no tienen la misma capacidad de comunicarse por teléfono para hacer una cita o para llamarlo a su consultorio en caso de una emergencia. Los pacientes hipoacúsicos o con problemas de audición deben contar con su números de teléfono móvil, de manera que pueden escribirle directamente a usted mensajes de texto en caso de una emergencia. Deben también contar con la posibilidad de programar sus citas a través de correos electrónicos.

Ciertamente sería útil que los odontólogos y su personal pudieran comunicarse a través de lenguaje de signos con esta clase de pacientes, pero la mayoría de nosotros no estamos capacitados para hacerlo. Por suerte, hoy en día el lenguaje de signos no es necesario para proporcionar un buen tratamiento dental a un paciente con problemas de audición.

A continuación, compartimos con ustedes algunas maneras en las que usted puede tratar a un paciente hipoacúsico:
*Al momento de hacer la cita, pregunte al paciente con problemas de audición cómo prefiere comunicarse durante la visita, si necesita comodidades especiales para ser atendido, y si prefiere traer un intérprete. Si un tercero llama telefónicamente para pedir un turno al paciente en cuestión, hágale estas preguntas a él. Algunos pacientes sordos pueden hablar claramente, y leen los labios de su interlocutor, pero la mayoría de las personas sordas necesitan servirse del lenguaje de signos. 
Encontrará que algunos de estos pacientes prefieren traer un intérprete, mientras otros prefieren comunicarse escribiendo notas.

*En caso de que el paciente prefiera un intérprete, pregúntele si él lo acompañará a su consultorio, o si usted necesita hacer los arreglos necesarios. Para conseguir un intérprete, puede ponerse en contacto con cualquier agencia local que trabaje con personas con discapacidad auditiva.

*Retírese la mascarilla o protector facial cuando hable con un paciente que lee los labios. Esto significa que usted deberá detener el procedimiento para que pueda quitarse con seguridad su máscara en caso de ser necesario decirle algo, ya que el paciente hipoacúsico no puede entender sus palabras si no puede ver su boca con claridad.

*Elimine cualquier ruido de fondo durante el procedimiento, como la música o la radio, y cierre las ventanas si en su consultorio entra el sonido fuerte del tráfico. Evite pasar sus manos cerca de los audífonos, o inclinar su brazo o cuerpo contra ellos durante el tratamiento, ya que estos aparatos tienden a emitir un zumbido desagradable al rozarlos.

*La comunicación es vital durante el tratamiento dental de un hipoacúsico. Es importante como profesional ser consciente de cómo un paciente sordo puede sentirse en el sillón dental. Cuénteles previamente los pasos que seguirá durante el tratamiento para que estén preparados de antemano, y avíseles cuando el tratamiento está por comenzar, ya que los pacientes sordos no escuchan el sonido del torno o de cualquier otro equipo. 
Asegúrese de que sus pacientes se sientan cómodos y de que estén consciente de todo lo que está pasando en su consultorio, esté atento en comunicar cada detalle, incluso cuando está por reclinar la silla, y cuéntele acerca de lo que habla con su asistente.

*Si la persona con discapacidad auditiva prefiere apagar el audífono mientras el dentista está utilizando instrumentos, notifíquele antes de empezar a utilizar cualquier equipo. Si los audífonos están apagados, la conversación será muy limitada, por lo que debe utilizar expresiones faciales y gestos en lugar de palabras. Las expresiones faciales pueden ser usados ​​para expresar felicidad, preocupación, dolor, duda o ira.

La iluminación también es importante para que los pacientes puedan ver su rostro. Nunca se pare en frente de una ventana o debajo de la luz, porque su cara aparecerá como una silueta oscura.

*Háblele directamente al paciente, incluso si él o ella se comunica a través de un intérprete. No hable con el intérprete en lugar de con el paciente, tan sólo hable con él de la misma forma que lo haría con una persona que oye, y el intérprete sabrá que hacer en cada caso.

*Si usted se comunica con un paciente sordo escribiendo notas, recuerde que el español es en realidad un segundo idioma para muchos hipoacúsicos, ya que el lenguaje de signos es su principal forma de comunicación.
El método de signos cuenta con usos y reglas diferentes a la gramática española, por lo cual algunas personas sordas tienen pobres habilidades de lectura y escritura. Ésto no es ninguna indicación de una pobre inteligencia o de problemas cognitivos, es tan sólo una diferencia de idioma.

*Tome en cuenta que entre los pacientes con discapacidad auditiva pueden haber niños pequeños. Si un niño es su paciente, alguno de sus padres o tutores legales pueden ayudarle con la interpretación, y deberán permanecer en el consultorio con ellos durante todo el procedimiento. Use un bloc de notas con lápices de colores, marcadores o pegatinas para comunicarse con el niño.

A menudo pídale al niño que dibuje y luego señale las imágenes que mejor representan sus sentimientos, por ejemplo una cara sonriente si no siente ningún dolor, una cara triste para el dolor, una señal de PARE para detener el tratamiento, o un gesto facial si experimenta molestias.

Les dejamos a continuación una guía útil para la comprensión de las diferentes señales que pueden ser utilizadas durante un procedimiento dental:

Por otro lado, existe una gama de equipos y tecnologías a considerar en caso de que usted decida ofrecer tratamiento a pacientes con dificultades en la audición:

Abrasión por aire y Láseres.
La tecnología de abrasión por aire y los láseres a menudo pueden reemplazar al torno y eliminar así la vibración que incomoda a muchos pacientes sensibles. El sonido de la abrasión por aire se asemeja a un día de viento en la playa, muy diferente al típico sonido del torno que se asemeja a los ruidos de perforación emitidos por un taladro de construcción.

Mensajería instantánea.
Una cuenta de mensajería instantánea, como por ejemplo de WhatsApp o de Facebook, es uno de los métodos utilizados para comunicarse con los pacientes que tienen problemas de audición. Cuando el paciente envía a la práctica un mensaje instantáneo, el coordinador de recepción puede reservarle un turno o responder a las preguntas del paciente en tiempo real. En horarios en que el consultorio está cerrado, los pacientes sordos deben tener la posibilidad de llegar directamente a los médicos a través de un mensaje de texto en caso de emergencia.

Convertidor de voz a texto.
Existen programas de computadora y aplicaciones para teléfonos inteligentes que transcriben lo dicho a un texto en pantalla.
El programa para computadoras transcribe sus palabras, las cuales se dicen a un micrófono, y las plasma en un texto localizado en un monitor encima de la silla del paciente, es especialmente útil cuando la lectura de labios y la comunicación por señales no es posible.

En Conclusión:

Los pacientes hipoacúsicos requieren atención dental como cualquier otro paciente, pero también tienen necesidades especiales que deben ser abordadas. Tómese el tiempo para educar a su personal y capacitarlos en el tratamiento de personas con problemas de audición.

Existen cursos y talleres sobre lenguaje de signos al que usted y su equipo pueden asistir, busque por internet los centros en su área, y pídales información.

Es importante aprender algunos gestos básicos e incluir en su práctica las sugerencias que describimos en este artículo, a modo de brindar una mejor calidad de atención a pacientes con discapacidad auditiva.

Capacitar y preparar a su equipo para el tratamiento de personas con capacidades diferentes elevará la reputación de su práctica y atraerá a su consultorio una porción del mercado dental que quizás hasta el momento usted no había tenido en cuenta.

Artículo:
http://www.saludoc.com/practica_dental/

No hay comentarios:

Publicar un comentario